La dictadura del mal piropo

Hollaback! ha lanzado una aplicación para denunciar agresiones verbales

Bruselas aplica multas por proferir insultos en la vía pública

Aurora Muñoz

“Mucha gente está convencida de que las mujeres nos definimos exclusivamente a partir de la mirada del hombre y que, justamente por eso, disfrutamos con que nos digan cosas por la calle”, relata con ironía la guionista argentina Malena Pichot en su videoblog. Hay piropos y piropos, pero esta parodia, que cuenta con más de 1.350.000 reproducciones, pone de manifiesto que expresiones lascivas como “te voy a hacer un traje de saliva” o “tanta carne y yo en Cuaresma” son una forma de acoso sexual. Así lo perciben la mayoría de las mujeres. Un estudio publicado por Ausonia en 2008, sobre el uso del piropo en nuestra sociedad actual, desgrana que siete de cada diez encuestadas reconocen que los piropos subidos de tono les desagradan.

Hace un año ya desde que el Ayuntamiento de Bruselas comenzó a aplicar sanciones a los que insulten a otras personas en la vía pública, multas de entre 75 y 250 euros, en función de la gravedad del improperio. El consistorio de esta ciudad implantó la norma para luchar contra la impunidad de las agresiones verbales en la calle, según las propias palabras del alcalde, Freddy Thielemans. Esta medida es fruto de un acuerdo del gobierno municipal con la Fiscalía a raíz de la difusión del documental Femme de la rue (La mujer de la calle), donde se recoge el testimonio real de una joven que grabó con su cámara durante meses los improperios sexistas que le dirigían los hombres en la calle. “Puta” y “zorra” son algunos de las invectivas que quedan inmortalizadas por la cámara la realizadora Sophie Peeters mientras pasea a plena luz del día por el centro de la ciudad. Su trabajo hizo reaccionar a la ministra del Interior belga, Joelle Milquet, que pidió “tolerancia cero” contra el sexismo.

La iniciativa de Peeters ha sido replicada por mujeres de todo el mundo. En España, la activista feminista Alicia Murillo se sumó a la denuncia con un proyecto contra el acoso machista callejero que bautizó como El cazador cazado. “Las mujeres no nos permitimos el lujo de opinar sobre la forma de caminar o de vestir de un hombre desconocido que nos cruzamos en plena calle. ¿Por qué ellos sí lo hacen? Es una demostración de poder, porque si un conjunto amplio de hombres intimidan a las mujeres de una sociedad, podrán ofrecer “protección” a la que tienen en casa creando así una situación de dependencia”, opina en una entrevista que recoge la revista Pikara. “El acoso callejero, el mal llamado piropo, no es un halago, es otra forma que tiene el patriarcado de hacer ver que el cuerpo de las mujeres es un espacio comunitario que se puede tocar, maltratar y sobre el que se puede opinar libremente. Es una manera de robar independencia a las mujeres que caminarán más inseguras por las calles y, por tanto, serán más vulnerables”, añade.

Murillo quiere promover con su labor el empoderamiento personal y colectivo de las mujeres, concienciar a la sociedad de que esas actitudes normalizadas son agresiones. Angélica Cuenca, psicóloga del Negociado de Mujeres en Especial Dificultad del Área de Igualdad del Ayuntamiento de Málaga, le da la razón. “No es más que una demostración de la cosificación a la que se nos somete. Esas apelaciones nos convierten en un contenedor donde el mundo masculino puede volcar sus perversiones sin ningún tipo de pudor, sin tener en cuenta ni el sitio, ni la hora, ni por supuesto la reacción que pueda causar en la mujer”, valora.

Una práctica anacrónica y cosificadora

Antonio Fábregas, catedrático de Lengua Española de la Universidad de Tromsø (Noruega), pone el acento en la falta de interacción con la receptora. “Los piropos es dicen sin esperar que se produzca ninguna respuesta, verbal o de otro tipo, en la persona a la que se supone que van dirigidos. En esto, contrastan con las declaraciones de amor. Si alguien dice ‘te quiero’ o escribe una carta declarándose, está implícitamente condicionando a que la persona a la que se dirige dé algún tipo de contestación, del tipo que sea. Si la otra persona se calla, el que se ha declarado tiene la sensación incómoda de que no se han seguido las reglas del juego. Callarse es peor que un ‘te quiero como amigo'”, sostiene el lingüista. “Los piropos no tienen esa estructura. Se supone que se dicen y la persona a la que se dirigen sigue andando sin decir nada, sin dar una patada o mandar un beso”, agrega.

Fábregas destaca que el papel del piropo es reforzar algunos aspectos de la identidad social y pública que tiene quien lo dice. “El que dice el piropo está tratando de dar una imagen de cómo es él, de qué cosas le gustan y de qué cosas hace. Es algo así como una seña de identidad de la persona dentro de un grupo, igual que la ropa que usa o los pósteres que cuelga en su habitación”, apunta. En definitiva, podría decirse que el piropeador busca reafirmar su masculinidad con este ejercicio de cosificación de la mujer. Es lo que se denomina “micromachismo”, una definición que engloba actitudes de dominación suave y modos larvados de abuso que se deslizan en la vida cotidiana de forma reiterativa y casi invisible para la opinión pública.

Un ágora virtual para denunciar la violencia verbal

“La grandes violencias se están deslegitimando socialmente, de manera que se introducen trucos, tretas y trampas que los machistas utilizan para ejercer su autoridad sobre las mujeres, ocupando gran parte del repertorio de comportamientos masculinos normales hacia ellas”, explica Luis Bonino, psicoterapeuta y director del Centro de Estudios de la Condición Masculina, en un artículo específico sobre estas prácticas. “Muchos de estos comportamientos no suponen intencionalidad ni mala voluntad, sino que son dispositivos mentales y corporales automatizados”, aclara.

Esa transformación lenta de los hábitos sociales hace sospechar a los expertos en políticas de igualdad que el hábito desaparecerá. “Los piropos constituyen un vestigio del pasado. El aumento de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, tanto legal como real, y el empoderamiento de las mujeres ha ido convirtiendo al piropo en algo totalmente anacrónico y fuera de lugar. La mayoría de la Sociedad reconoce estas expresiones como un comportamiento impropio, aunque algunos cromañones se empeñen en seguir empleándolo”, manifiesta Victoria Ferrer, profesora de la Facultad de Psicología de La Universidad de las Islas Baleares.

Algunas mujeres han decidido tomar cartas en el asunto. No están dispuestas a esperar el cambio y han decidido utilizar las redes sociales para propiciarlo. Hace un par de años echó a andar Hollaback! en Estados Unidos, una plataforma contra esta forma de violencia sexual que anima a las piropeadas a responder. La iniciativa se ha extendido por países como India, Argentina, Sudáfrica o Turquía. En México, las activistas de ¡Atrévete! han creado una aplicación para Iphone y Android para denunciar instantáneamente situaciones desagradables. Twitter está repleto de mensajes que claman respeto.

Ellos también han recogido el testigo. “La tradición y uso del piropo están más arraigados en las sociedades mediterráneas, incluidas las islámicas. Quizás sea así porque somos sociedades muy extrovertidas, de vida en la calle y hacia los demás, factores que casan perfectamente con el piropo como exhibición externa”, reconoce Hermógenes Domingo, coordinador de Grupo Prometeo, un colectivo de hombres por la igualdad. “Superar esta costumbre requiere necesariamente largo tiempo. Hay que trabajar en la educación y concienciación en valores de igualdad con toda la población pero, sobre todo,  con los hombres. Sin embargo, la realidad social y, especialmente, la política mira actualmente en dirección opuesta, socavando los derechos adquiridos por las mujeres en las últimas décadas”, protesta.

Fuente: http://www.zoomnews.es/78622/actualidad/sociedad/piropo-callejero-halago-o-acoso-machista?cx_source=carrusel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La Boutique de las Lanas

Tu tienda especializada en Lana e Hilo... y mucho más!

Cris Chicote

Smart business & amazing looks

COCINA CON REINA

El blog personal de Aurora Muñoz Lara

Tilak

el blog de Ana de las Heras

Olga Rodríguez

Blog. Análisis y opinión

Blog de Mari Trini Giner, Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales

Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales. Amante del audiovisual. Viajera incansable.

Casigata en el zaguan

Pasa, echa un vistazo, y encuentra tu sitio en esta mi casa

Tu Marca Online

Blog sobre Gestión de la Presencia Online

soysocialmedia-reclaimed-20161222.wordpress.com/

Blog sobre Social Media con crítica y análisis. Cada lunes un nuevo articulo. SoySM ¿Tú también eres Social Media? :-)

Curiosidades de Social Media

El blog de redes sociales y marca personal de Marta Morales

A %d blogueros les gusta esto: