Accidente de tren en Santiago de Compostela: cómo hay que gestionar el lado más humano de la tragedia

Los hosteleros han organizado un banco de habitaciones para cobijar a las familias

El Centro de Transfusión pide que las donaciones se hagan gradualmente

Los afectados requieren una comunicación clara y un espacio íntimo

Aurora Muñoz

Aunque todavía provisional, el balance de la tragedia ocurrida este miércoles en Santiago de Compostela al descarrilar un Alvia se salda con al menos 80 muertos –ya identificados por la Policía Científica– y más de 140 heridos, de los que 95 permanecen ingresados, 32 están en unidades de críticos y cuatro se encuentran en pediatría.

La situación asistencial está normalizada y, desde el Centro de Transfusión de Galicia piden que las donaciones de sangre se hagan más gradualmente. Los bancos están repletos gracias a la solidaridad de miles de vecinos de la zona. Cientos de personas se han movilizado con este fin desde la madrugada del miércoles al jueves y han guardado cola frente a este edificio, ubicado en el Monte da Condesa en Santiago de Compostela, o en el Hospital Clínico, que se han colapsado rápidamente. Ahora que las necesidades básicas de los heridos están cubiertas, los esfuerzos se concentran en la atención psicológica a familiares y víctimas.

Los 44 especialistas que integran el Grupo de Intervención Psicológica de Catástrofes están prestando sus servicios a los afectados en turnos de 15. El Colexio Oficial de Psicoloxía de Galicia ha anunciado que toda la unidad se mantendrá operativa al menos hasta que se celebren los sepelios. Los efectivos se desplazaron en un primer momento al lugar donde se produjo el descarrilamiento, en la curva de Angrois y, después, se han trasladado al Edificio Cersia, ubicado en el barrio compostelano de San Lázaro, donde se encuentran los familiares de las víctimas mortales.

Carlos Álvarez Leiva, fundador del Grupo Samu, profesor de Emergencias Médicas y coronel en la reserva, recomienda a la ciudadanía que comience a replegarse a un segundo plano. “El tsunami de vehículos que suele acompañar a una catástrofe debe ser evitado. El accidente desborda a los afectados, que necesitan asumirlo, de manera que las prisas y las aglomeraciones no ayudan. Lo mejor que puede hacer la gente es retirarse del lugar para que trabajen los técnicos, dejar libres los hospitales en la medida de lo posible y ser respetuosos con las víctimas”, aconseja.

Hay que dejar paso a los profesionales

Leiva, pionero en organizar misiones del Ejército en catástrofes, asegura que la gestión del duelo debe ser pragmática. “Es importante emplear procedimientos escalonados para atender al mayor número de víctimas posibles en todos los centros hospitalarios que estén disponibles y así evitar colapsos. Una vez que las salud física de los afectados está atendida, es fundamental que haya un fuerte apoyo institucional a los familiares. No sólo con la presencia de psicólogos, también necesitan que se respete la confidencialidad, una comunicación clara, alimentos y un espacio que les permita estar cómodos”, puntualiza.

Los hosteleros de Santiago de Compostela han organizado un banco de habitaciones para dar cobijo a los allegados de las víctimas del accidente del tren Alvia 730 que cubría la ruta entre Madrid y Ferrol a las 20.41 horas. La Asociación de Hostelería de la ciudad ha pedido a los asociados y propietarios de hoteles que comuniquen la disponibilidad de habitaciones. Por su parte, la Policía de Santiago ha puesto el número 981.551.100 a disposición de aquellos que requieran información de última hora, mientras que Renfe ha habilitado el teléfono de atención 900.101.660. Los técnicos de Adif están trabajando con los servicios de emergencias y ya se ha abierto una investigación.

Un ‘roto’ en la trayectoria vital de los pasajeros

“Los 218 pasajeros que iban en ese tren están confrontados ahora mismo con un hecho traumático que ha roto su trayectoria vital”, explica Francisco Duque, el psicólogo que coordinó la asistencia a los afectados por el atentado del 11-M en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón. “Una situación como esta te pilla sin mapas. Alguien que se despierta en la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital o que de pronto se entera que ha muerto un familiar suyo no sabe interpretarlo. Son estímulos tan intensos que bloquean al individuo y no es capaz de encontrar la emoción”, añade.

Duque compara la tarea de los psicólogos con un padre que enseña a su hijo a montar en bicicleta. “Hay que explicarles lo que ha pasado y servirles como punto de apoyo hasta que consigan avanzar por sí solos. Ahora mismo, es imposible”, aclara. “La vida de una persona es como una película en la que van hiladas como fotogramas todas las situaciones que experimentamos. Un trauma provoca lagunas y fragmentación. No pueden integrar lo que ha sucedido en su biografía hasta que lo aceptan. Por eso, lo mejor es enfrentarse a ello aunque duela. De lo contrario, las evocaciones, los episodios de disociación y los ataques de pánico les perseguirán siempre”, advierte. El psicólogo reconoce que la crisis es inevitable, pero asegura que hay mecanismos para acabar venciéndola. “Las víctimas pueden desarrollar una vida más plena después del accidente. Una vez que captan su vulnerabilidad, conocen sus límites y sus recursos dejan atrás muchas preocupaciones”, asegura.

Los profesionales sanitarios no son los únicos que pueden contribuir a la recuperación. “Los de su entorno más cercano pueden ayudarles cuando vuelvan a casa. Deben evitar ser hiperprotectores, ir sin prisas e imponer como pauta la de la normalidad. No tiene sentido negarse a hablar de lo sucedido, pero tampoco es útil que se obsesionen con ello. Hay que liberar a las víctimas del resto de condicionamientos externos para que se centren en su recuperación, por eso creo que hay que evitar a los periodistas”, indica el doctor Duque.

El conductor del tren también es una víctima

Vanessa Fernández, miembro del Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias (ERIE) de Intervención Psicosocial de la Cruz Roja, señala que la función principal de los psicólogos que están atendiendo a las víctimas es normalizar las reacciones de los afectados para prevenir la aparición de trastornos psicopatológicos y asesorar al personal de Emergencias sobre el manejo de las variables que puedan dañarles emocionalmente. “Tenemos que ser capaces de disminuir el impacto que puede causar reconocer un cadáver. Se suele avisar a los familiares del estado en el que se van a encontrar el cuerpo y se pide a los técnicos del depósito que no dejen ciertas partes a la vista. En los casos en los que no es posible mostrar a la víctima, porque sólo se conservan algunos miembros, hay que saber avisarle al allegado que no va a contemplar a su ser querido como espera”, especifica.

Esta unidad, que ha intervenido ante emergencias como los atentados del 11-M en Madrid, el accidente de Spanair y desastres como los terremotos de Lorca, Chile, Perú y Haití, se ocupa de ayudar a la familia a asumir la pérdida. “Solemos mencionar el nombre del fallecido cuando nos dirigimos a sus allegados y hablamos de él en pasado. Es una manera sutil de ir introduciendo su muerte en el discurso. No debe hacerse literalmente en un principio. Mucha gente no está preparada aún para escucharlo de esa forma”, avisa.

Enfermeros y psicólogos atienden a familiares de los fallecidos en el accidente del tren / Getty
A menudo, los que sobreviven desarrollan un sentimiento de culpa que no saben aliviar. “El síndrome del superviviente aparece como consecuencia del trastorno por estrés postraumático cuando una persona ha sido testigo de la muerte de otros o ha estado involucrada en una situación en la que otros han muerto. En un primer momento, la gente se mueve por automatismo y por el pánico pero, cuando pasan los días, algunos necesitan ayuda psicológica porque se arrepienten de sus actos, no comprenden por qué ellos están vivos y otros no o piensan que no hicieron suficiente por los demás“, detalla Fernández. El conductor del tren es un buen ejemplo de ello.

“¡Somos humanos! ¡Somos humanos!”, repetía por radio uno de los maquinistas del Alvia, después de que la máquina descarrilase y él quedara atrapado en la cabina del convoy. “Espero que no haya muertos porque caerán sobre mi conciencia”, decía a sus compañeros de la estación, cuando aún no sabía que había fallecidos. “Nadie quiere provocar un accidente y, aunque hubiera existido ese supuesto error que ni siquiera se ha probado todavía, la muerte de decenas de personas es una carga muy difícil de aguantar”, valora esta psicóloga de Cruz Roja. “Los remordimientos pueden ser insoportables. Por eso, debe atenderse a este señor como una víctima más. Hay que escuchar lo que tiene dentro y explicarle que, para que haya culpa, tiene que haber intención”, zanja.

Las demandas pueden esperar

“No hay prisa para solicitar las indemnizaciones”, precisa Luis Romero, presidente de la Asociación de Penalistas Españoles y socio director del despacho de abogados que lleva su nombre. “Si se demuestra que la causa del accidente fue el exceso de velocidad, el maquinista será imputado por cometer una negligencia y podría ser condenado por homicidio imprudente. En ese caso, los afectados podrán reclamar una indemnización”, apunta este penalista.

Este accidente ferroviario ha sido el más grave de los registrados en Europa desde el año 2000, cuando 155 personas perdieron la vida en Austria después de que el funicular en el que viajaban ser incendiase en mitad de un túnel. “Este tipo de accidentes cuentan con la presencia de la Policía, de técnicos de infraestructuras del Estado y de Protección Civil desde el principio. Ellos emitirán un informe de lo sucedido y, si se suma a esto los partes de urgencias, los afectados lo tendrán fácil para demostrar los daños que les ha dejado la tragedia”, concreta Romero.

Fuente: http://www.zoomnews.es/74494/actualidad/sociedad/accidente-tren-santiago-como-hay-que-gestionar-tragedia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La Boutique de las Lanas

Tu tienda especializada en Lana e Hilo... y mucho más!

Cris Chicote

Smart business & amazing looks

COCINA CON REINA

El blog personal de Aurora Muñoz Lara

Tilak

el blog de Ana de las Heras

Olga Rodríguez

Blog. Análisis y opinión

Blog de Mari Trini Giner, Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales

Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales. Amante del audiovisual. Viajera incansable.

Casigata en el zaguan

Pasa, echa un vistazo, y encuentra tu sitio en esta mi casa

Tu Marca Online

Blog sobre Gestión de la Presencia Online

Curiosidades de Social Media

El blog de redes sociales y marca personal de Marta Morales

soysocialmedia-reclaimed-20161222.wordpress.com/

Blog sobre Social Media con crítica y análisis. Cada lunes un nuevo articulo. SoySM ¿Tú también eres Social Media? :-)

A %d blogueros les gusta esto: