El parto natural: no tiene por qué ser un acto tan medicalizado

La OMS establece que la mujer tiene derecho a elegir qué alumbramiento quiere

En Madrid, sólo cinco centros públicos con Maternidad respetan el proceso natural

Aurora Muñoz

Kate Middleton ha decidido alumbrará a su primogénito por parto natural. Está previsto que la Duquesa de Cambridge dé a luz, a mediados de julio, en el hospital Saint Mary’s de Londres, el mismo en el que nacieron su marido, el príncipe Guillermo, y su cuñado, el príncipe Enrique. Lo hará en un ala privada llamada The Lindo, que está preparada para que las madres puedan tener a sus bebés con la menor intervención médica posible.


Ella ha optado por el hipnoparto, según recogen revistas del corazón como Lecturas y Grazia. La técnica se basa en la premisa de que la mayoría del dolor que la mujer experimenta en el momento de concebir se debe a la tensión y al miedo. Para evitarlo, se emplean técnicas de relajación que incluyen visualización, mantras, y respiración profunda que contribuyen a crear un ambiente relajado. Si todo marcha bien, la futura reina de Inglaterra eludirá la epidural y otras medicaciones anestésicas. El parto tendrá lugar una piscina hinchable, llena de agua filtrada a unos 37 grados para favorecer la dilatación. De esta forma, el bebé nace en un entorno muy similar al que tiene en el vientre materno.

Como Middleton, toda mujer tiene derecho a elegir qué tipo de alumbramiento quiere vivir o, al menos, eso sostiene la Organización Mundial de la Salud (OMS) en los Objetivos del Milenio. A dos años de su fecha de vencimiento, sin embargo, el margen de maniobra para elegir cómo dar a luz es muy limitado. “He tenido tres hijos. Los dos primeros nacieron en hospitales privados y el tercero, en un centro público. Mi última experiencia fue completamente diferente a las anteriores. Dí a luz en la misma sala de dilatación, sólo con mi pareja, la matrona y una enfermera. En cuanto empecé a dilatar, pusieron la banda sonora de Memorias de África, colocaron un espejo para que pudiera ver todo lo que sucedía y, una vez que salió la cabeza, me dejaron yo misma sacase a mi niño”, recuerda Ana Sánchez, de 37 años. “Si pudiera volver atrás, los habría tenido a todos en la Seguridad Social”, asegura.

Su vivencia en el Hospital Universitario Infanta Cristina de Parla no es habitual. En Madrid, por ejemplo, sólo cinco de los 21 centros públicos con Maternidad respetan el proceso natural. El Hospital de Torrejón ha sido la primera maternidad pública madrileña en ofrecer el parto en el agua. El centro toma el testigo del Hospital Virxe de Xunqueira de Cee (A Coruña), el de O Salnés de Pontevedra, el Clínico de Barcelona, el de Santa Caterina de Gerona, o el Hospital Huércal-Overa de Almería, el pionero.
En el ámbito privado, la oferta se multiplica, con las Clínicas Quirón a la cabeza. Han sabido aprovechar la tendencia. La demanda de partos no medicalizados crece año tras año, aunque no hay datos oficiales. “Hasta la llegada de la medicina moderna, el parto en casa era normal y así sigue siendo en Holanda. Allí, el 30% de los alumbramientos son en casa. En el Norte de Europa, Australia y Canadá, la sanidad pública los incluye en su carta de servicios y tres de cada 100 mujeres lo eligen. Sin embargo, en Estados Unidos, el Sur de Europa y en las zonas urbanas de Sudamérica, donde la asistencia a domicilio no está cubierta por el sistema sanitario estatal, sólo tres mujeres de cada mil lo eligen. En España, sin ir más lejos, sólo uno de cada 322 nacimientos se producen en casa”, señala el ginecólogo Emilio Santos, especializado en embarazo y parto natural. Ha atendido cerca de 300 alumbramientos a domicilio y sólo el 10% han terminado en el hospital.

Entorno cercano, riesgos limitados

“El parto es de las madres, no de las instituciones de la salud. Hoy hay muchas mujeres con acceso a servicios médicos de calidad que eligen parto natural en casa. No tiene nada que ver con lo que ocurría hace 40 años”, explica. “Sólo hay que tomar dos precauciones. Es importante saber que el bebé y la madre están completamente sanos y que el embarazo ha transcurrido con normalidad. Además de eso, debes tener decidido cuál es el hospital de referencia, por si fuese necesario un traslado”, puntualiza. El protocolo exige que el profesional que asiste el parto en casa ponga en conocimiento del equipo de guardia de dicho hospital que tu parto ha comenzado y que se está asistiendo a domicilio, de manera que todo el mundo esté preparado en caso de emergencia.
A pesar del bajo índice de incidencias, Pepa Santamaría, vicepresidenta de la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME), es partidaria de dar a luz en el hospital. “Desde que salió la estrategia de atención al parto normal, la sanidad pública ha cambiado mucho. Se intenta recrear un ambiente parecido al hogar. Algunos paritorios nuevos se limitan a 50 metros cuadrados, como un loft, con sofá, bañera y muebles de madera”, cuenta.

“La idea es ofrecer a las embarazadas un lugar donde puedan vivir el momento con libertad pero también con seguridad perinatal. El programa del parto natural hospitalario simplifica la instrumentalización médica en los partos de bajo riesgo y hace accesible esta opción a todos los bolsillos”, agrega. El último punto no es irrelevante. La tarifa de un ginecólogo especializado en partos a domicilio oscila entre los 2.000 y los 4.000 euros, dependiendo de la dificultad que entrañe el alumbramiento. No son precios populares, precisamente.

Rosa Sorribas, fundadora de Crianza Natural, anota una alternativa intermedia. “Las casas de partos podrían definirse como hoteles para dar a luz. Allí tienes, además de tu habitación, una sala con bañera y todo tipo de artilugios para colgarte, ponerte de rodillas o tumbarte de lado. Está pensado para que el propio instinto de la mujer dicte cuál es la postura idónea para ella”, detalla. “La familia también dispone de espacio suficiente para vivirlo más de cerca y, si quieren, pueden asistir al alumbramiento”, comenta. Algunas embarazadas se decantan por estos centros porque huyen de la asistencia impersonal de los hospitales y se sienten inseguras afrontando el parto en un lugar completamente desmedicalizados. “Hay quien se muda a las casas de partos en las últimas semanas de gestación para asegurarse de que el parto será allí y acostumbrarse al entorno”, cuenta.
Sorribas cree firmemente en los beneficios del parto humanizado. “El objetivo no es parir sin ayuda de ningún tipo, sino que la mujer salga empoderada del parto. El alumbramiento de un bebé puede una experiencia maravillosa, si una lo vive con suficiente información, una atención delicada y los cuidados médicos necesarios”, asegura.

Fuente: http://www.zoomnews.es/65934/actualidad/sociedad/parto-no-tiene-que-ser-acto-medicalizado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La Boutique de las Lanas

Tu tienda especializada en Lana e Hilo... y mucho más!

Cris Chicote

Smart business & amazing looks

COCINA CON REINA

El blog personal de Aurora Muñoz Lara

Tilak

el blog de Ana de las Heras

Olga Rodríguez

Blog. Análisis y opinión

Mari Trini Giner, Multimedia Journalist

Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales. Amante del audiovisual. Viajera incansable.

Casigata en el zaguan

Pasa, echa un vistazo, y encuentra tu sitio en esta mi casa

Tu Marca Online

Blog sobre Gestión de la Presencia Online

Curiosidades de Social Media

El blog de redes sociales y marca personal de Marta Morales

soysocialmedia-reclaimed-20161222.wordpress.com/

Blog sobre Social Media con crítica y análisis. Cada lunes un nuevo articulo. SoySM ¿Tú también eres Social Media? :-)

A %d blogueros les gusta esto: