¿Cobrar o no cobrar el periodismo digital?

‘El País’ cerró sus contenidos en 2003 y, cuatro años después, optó por volver a abrirlos

Los internautas españoles gastan una media de 8,3 euros al mes en contenidos de pago

La versión digital de ‘The New York Times’ ya tiene más suscriptores que la de papel

Aurora Muñoz

El Instituto de Marketing y Opinión Pública IMOP ha remitido hoy a los usuarios de El País una encuesta online en la que sondean a los lectores sobre su predisposición a afrontar el pago de los contenidos digitales. “Entre la edición de papel de El País y su página web, ¿cuál le da la sensación de ser más completa?”, “Pensando en el plazo de un año, ¿cree usted que combinará la lectura de periódicos en papel con las versiones digitales en Internet?” y “¿Por qué contenido informativo o servicio personalizado que puede ofrecerle una página web de información estaría dispuesto a pagar?” son sólo algunas de las cuestiones que aparecen reflejadas en el formulario.

El presidente ejecutivo de Prisa, Juan Luis Cebrián, ha deslizado su propuesta de cambio en varias intervenciones durante el último año. “El periodismo no va a desaparecer, pero tiene que transformase”, manifestó en un seminario sobre periodismo en la Universidad de Coimbra. Cebrián acusa a “las viejas generaciones” de resistirse al cambio que han supuesto las nuevas tecnologías, pero lo cierto es que PRISA no puede permitirse errar el tiro de nuevo.

El País optó por preservar en la web las informaciones de la edición impresa y su hemeroteca para los suscriptores de pago en 2003. “Con medio millón de visitas diarias, elpais.es cree llegado el momento de trasladar a Internet la lógica que rige en el mercado tradicional de prensa: lo que tiene valor, cuesta. Al igual que el lector de la edición impresa considera justo pagar por disponer de contenidos de primera mano, el internauta exigente empieza a comprender que el todo gratis en la Red no es precisamente sinónimo de calidad y fiabilidad”, argumentaba la directiva en la nota que introducía el cambio de modelo.

Los usuarios, sin embargo, no se convencieron. Un test realizado por Jorge Serrano e Iñigo Arbildi señalaba entonces que el 66% de los nuevos suscriptores tuvieron problemas para acceder a la plataforma durante la semana de prueba y después, muchos de los que desistieron, optaron por buscar el contenido equivalente en otros medios en abierto. El Mundo comenzó a ganar terreno en la Red al buque insignia de PRISA y, tres años después, comenzó la marcha atrás con una progresiva apertura de las informaciones hasta alcanzar el gratis total en 2007.

Algunos de los veteranos de esta cabecera critican la estrategia actual. “Publicar todo gratis en Internet es un disparate monumental. En primer lugar, insulta a los que pagan por la edición impresa y, además, no llega a conseguir los ingresos publicitarios suficientes, vía Internet, para sostener una redacción y unos colaboradores que publiquen tantas cosas propias como el medio requiere. De hecho, la plantilla y los colaboradores que publican en elpais.com son financiados mayoritariamente por las ventas y los anuncios de la edición impresa”, expone Javier Valenzuela, exdirector adjunto de El País y director de tintaLibre, la versión impresa de infoLibre. “Los contenidos que no son universales también deben cobrarse en la versión digital de los periódicos. Todos sabemos que sólo será un público minoritario el que esté dispuesto a pagar por contenidos de calidad en la Red pero, ¿no ha sido siempre así?”, plantea.

El estudio El comprador de contenidos online, realizado por la compañía GfK con una muestra de 2.000 personas, concluyó que los internautas españoles gastan una media mensual de 8,3 euros en contenidos de pago. Sin embargo, los medios de comunicación no están entre sus prioridades. “España es un país que se resiste a pagar por recibir información cuando antes se la han ofrecido gratis. La prueba la tenemos con la televisión. Mientras que los habitantes de otros países de Europa están habituados a pagar un canon por tener televisión pública, aquí la TV empezó a rodar en 1956, de forma gratuita, y en nuestros días, ni la plataforma por satélite Vía Digital, impulsada por Telefónica, ni Canal Satélite Digital, de Prisa, llegaron a ser rentables y se tuvieron que unir hacia 2002 en Digital+, que sigue dando pérdidas”, recuerda Ramón Reig, catedrático de Estructura de la Información en la Universidad de Sevilla.

“Con la prensa digital, en principio, puede suceder lo mismo. Orbyt, en El Mundo, no ha dado por el momento los resultados esperados y es que realmente no ofrece calidad como para pagar. El descrédito en el que ha caído la prensa, por su falta de compromiso con la sociedad y su falta de valentía con los poderes, complica sus pretensiones de cobrar ahora un producto que ofrece gratis. Además, la Red es inmensa y el público interesado sabe buscar lo que persigue por otros lugares”, añade. La depreciación de la suscripción anual de la reserva de pago de El Mundo ilustra su decadencia. Al inicio del pasado año, Orbyt pasó a costar 99 euros al año desde los 179,88 euros de tarifa normal, durante un periodo limitado.

En Estados Unidos, sin embargo, el 20% de los periódicos online ya son de pago. El catedrático de periodismo de la Universidad de Texas, Rosental Calmon Alves, a quien se considera el gurú iberoamericano del periodismo en la Red, plantea los secretos del éxito de este modelo al otro lado del Atlántico. “En los dos últimos años, se han creado condiciones propicias para que sistemas de pago por contenidos periodísticos que antes no funcionaron, pasasen a ser rentables. Uno de los principales factores ha sido la implantación del metered system, que permite el libre acceso a los usuarios casuales, que llegan al sitio a través de referencias en los buscadores o en las redes sociales”, explica.

Ese servicio inventado por Financial Times y popularizado después de su adopción por The New York Times solucionó uno de los principales problemas del cierre total del contenido. “Permite estar en los dos mundos: entre el amplio volumen de consumo ocasional y otro más restringido para habituales. Así el sitio no desaparece por completo del flujo de recomendaciones, que es tan importante en la web. Cuando un artículo se vuelve viral en las redes, el medio puede abrir las puertas y liberar el contenido para ganar adeptos. Aquellos que ya están convencidos no esperan a que una información les llegue de rebote por otros canales, prefieren pagar el paquete completo”, indica Alves. El sistema ha servido para que la cabecera estadounidense logre aventajar el número de suscriptores de su edición impresa (780.000) en la versión digital (807.000).

El empoderamiento de los medios pequeños

El diario belga Le Soir y el francés Le Figaro ya aplican este modelo. The Washington Post, The Sun y el Daily Telegraph se sumarán a esta tendencia a partir del segundo semestre de este año. “Los medios de referencia podrán crear espacios de pago fomentando en principio la migración de los suscriptores tradicionales a dispositivos digitales y creando a continuación oportunidades de consulta de información que generen un valor añadido, pero no creo que sea suficiente o siquiera conveniente reducir la oferta informativa a esos jardines cerrados. Es evidente que la situación económica de los periódicos es muy mala en casi todo el mundo, pero con el pago en Internet no van a solucionarla. Hay que tomar más decisiones, tener muy claro qué se quiere ser y para qué audiencia se trabaja”, advierte Gumersindo Lafuente, fundador de soitu.es y antiguo responsable de desarrollos digitales El País.

 Albert Montagut, director del desaparecido diario gratuito ADN, no está tan seguro de que la fortaleza de la profesión se encuentre actualmente en los grandes grupos empresariales. “Cada uno tiene que poner en marcha su estrategia. Las cabeceras más asentadas tendrán que competir con medios abiertos con menos estructura y, tal vez, beneficios. La única salida está en regresar al buen periodismo, a las exclusivas y al buen reporterismo”, valora.

ElDiario.es ha sabido encontrar su nicho. El medio que capitanea Nacho Escolar ha recaudado 121.600 euros por suscripciones y 92.642 euros más, mediante publicidad en medio año, según la cuenta de resultados del pasado ejercicio. La directiva confía en que los casi 3.500 socios que ya acumula rentabilicen la plataforma en pocos meses. “La fórmula no es que el lector pague por ver, sino que colabore para que el diario exista y sea, además, abierto. Hemos acompañado esa idea de un plan serio para cuidar a los socios, favoreciendo la transparencia y su participación”, expone Juan Luis Sánchez, subdirector de Eldiario.es y fundador de Periodismo Humano.

Delia Rodríguez, redactora jefe en El Huffington Post, sitúa la clave del éxito de este modelo en el sentimiento de pertenencia. “Los lectores estamos más dispuestos a pagar por algo de lo que somos fanáticos que por información que podemos encontrar en cualquier otro sitio. No pones tu dinero por el contenido, sino por ser parte de algo, por apoyarlo, por llevarlo debajo del brazo. Un medio pequeño con estilo propio lo tiene más fácil ahora que uno grande e indistinguible del resto”, sentencia. La valoración de la marca ha cambiado.

“Los lectores siguen ahí. Seguramente ya no quieren leer en el papel, pero quieren seguir leyendo. Sus necesidades no han desaparecido. Unos emigran a la web porque el contenido es gratis, pero la mayoría se van porque el periódico en papel ha dejado de investigar, de controlar a los poderes. Ha perdido su misión de intermediación y ya no le sirve al ciudadano”, interpreta Nemesio Rodríguez, vicesecretario de Asociación de la Prensa de Madrid (APM). “Acomodados, apoltronados en la rentabilidad que parecía eterna, los editores y los directores abandonaron principios básicos del periodismo y vieron pasar ante sus narices la corrupción y los atropellos sin mover una pestaña. Pero los que hasta hace poco estaban dispuestos a pagar por el periódico siguen ahí. Por lo tanto, el problema no es tanto el modelo, que lo es, sino que hay que darle un valor añadido a la información, un contenido de calidad que convenza al usuario eventual de que vale la pena abandonar  la comodidad del gratis total y pasar al pago como forma de sacar rendimiento a un trabajo exigente”, concluye.

Fuente: http://www.zoomnews.es/38437/actualidad/sociedad/las-grandes-cabeceras-preparan-su-transicion-modelo-pago?cx_source=carrusel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La Boutique de las Lanas

Tu tienda especializada en Lana e Hilo... y mucho más!

Cris Chicote

Smart business & amazing looks

COCINA CON REINA

El blog personal de Aurora Muñoz Lara

Tilak

el blog de Ana de las Heras

Olga Rodríguez

Blog. Análisis y opinión

Blog de Mari Trini Giner, Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales

Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales. Amante del audiovisual. Viajera incansable.

Casigata en el zaguan

Pasa, echa un vistazo, y encuentra tu sitio en esta mi casa

Tu Marca Online

Blog sobre Gestión de la Presencia Online

Curiosidades de Social Media

El blog de redes sociales y marca personal de Marta Morales

soysocialmedia-reclaimed-20161222.wordpress.com/

Blog sobre Social Media con crítica y análisis. Cada lunes un nuevo articulo. SoySM ¿Tú también eres Social Media? :-)

A %d blogueros les gusta esto: