Cuenca y Guadalajara ya no tienen quien les escriba

El Día de Castilla-La Mancha dejó de imprimirse hace apenas diez días

La Generalitat aumentó las aportaciones a los medios catalanes durante la ola de recortes

El filántropo Warren Buffet ha invertido 260 millones de euros en pequeños periódicos

Aurora Muñoz

El pasado día 10, El Día de Castilla-La Mancha llegaba a los quioscos por última vez. El cierre de la versión impresa de esta cabecera ha dejado a las provincias de Cuenca y Guadalajara huérfanas de prensa regional. “Como ustedes comprenderán, a estas alturas de la película, cuando el telón echa el cierre, no se necesita exagerar los afectos ni vender humo. El pescado está vendido. (…) Conviene que sepan que este periódico, desde que nació, ha superado con inteligencia empresarial, valentía informativa, capacidad técnica y mucha imaginación, las permanentes expectativas de fracaso”, alega su director Javier Semprún en un artículo postrimero.

Sin embargo, la presidenta de la Asociación de la Prensa de Cuenca, Elisa Bayo, no lo tiene tan claro. “Es lamentable que haya caído un medio con 29 años de trayectoria y un profundo arraigo a esta tierra, pero lo es aún más que haya sido por problemas de gestión”, indica. “La dependencia de la financiación pública acaba pasando factura. No sólo a la hora de cuadrar las cuentas, sino también en el diseño de las agendas”, critica Bayo.

La presidente de la Asociación de la Prensa de Cuenca echa en falta la existencia de equipos que trabajen informaciones propias en el ámbito local, desviadas de la marca política imperante. “No es cierto que fuera de las grandes urbes haya un volumen de noticias insuficiente para justificar la existencia de estos medios. Suceden cosas interesantes todos los días, pero no hay quien escarbe. La consecuencia directa es un desprestigio de la prensa, que no convence a los ciudadanos y, al final, va cayendo hasta desaparecer”, comenta con pesadumbre.

Sólo han transcurrido diez días desde la impresión del último ejemplar de papel de El Día de Castilla-La Mancha y la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) hace el primer balance inmediato. “Advertimos de que este cierre significa una gran pérdida desde el punto de vista profesional. Durante tres décadas, este medio ha sido la principal cantera en la que se han formado y crecido como periodistas numerosos compañeros de este oficio. (…) También desaparece medio centenar de puestos de trabajo entre personal de redacción, publicidad, administración y talleres”, señala la directiva en un comunicado.

El Día es el primer diario que se fundó en la provincia y el último que había sobrevivido a la grave crisis que afecta al sector periodístico, y que en Cuenca se ha traducido en la desaparición de medios impresos como La Tribuna, Global Castilla-La Mancha, la revista Crónicas y los canales CRN, 8 Televisión, o Popular TV. Guadalajara no está en una mejor situación. Henares al día, La Tribuna de Guadalajara, El Decano de Castilla, El Día de Guadalajara, DHenares y Guadalajara 2000 dejaron de imprimirse y, como consecuencia, 138 profesionales de los medios han pasado a engrosar las listas del paro.

“La única salvación que tiene el periodismo manchego es un cambio de modelo. Las cúpulas de los periódicos de la región han ligado sus decisiones a los intereses del sector inmobiliario hasta que se produjo el estallido de la burbuja. Entonces, las grandes constructoras invirtieron mucho dinero en la prensa para aprovechar su influencia. Eso desvirtuó labor social de los medios y les restó independencia, pero se privilegió la inyección publicitaria. Sin el ladrillo, la estructura ha caído”, denuncian fuentes del Centro de Prensa de Guadalajara.

El propio Semprún reconoce la falta de diversidad de fuentes de financiación. “Un 30% de nuestros ingresos dependían de publicidad institucional. El resto de la recaudación dependía de la venta directa de ejemplares y, sobre todo, de anuncios que pagaba el sector inmobiliario, el del automóvil y los comercios locales. La recesión ha convertido a Castilla-La Mancha en un erial. El tejido industrial está desapareciendo y sólo tiene que pasear por el centro de cualquier localidad para darse cuenta de que la mayoría de las tiendas están cerrando sus puertas. Era cuestión de tiempo que la publicidad comercial cayese en picado”, explica.

A pesar de ello, El Día fue creciendo con los años y ampliando su cabecera a todas las provincias al mismo tiempo que se digitalizaba y lanzaba su canal televisivo, CNC, en toda la región. Este despliegue permitió al grupo generar 200 puestos de trabajo en Castilla-La Mancha hasta que la suerte se les volvió en contra. “No es fácil hacer información plural en esas condiciones. Tratamos de ser comedidos en las críticas al Gobierno de Cospedal pero, cuando los recortes de la Junta comenzaron a causar estragos, empezamos a señalar directamente a la secretaria general del Partido Popular. Ahí comenzó nuestro declive”, valora el director del periódico.

Según su relato, los gobiernos de Cuenca y Guadalajara retiraron en 2011 suscripciones históricas a este medio en ambulatorios, centros de mayores y ayuntamientos. El Día dejó de ingresar 40.000 euros con esta medida. “Justo al mismo tiempo, Renfe, las Fuerzas Armadas y el Tesoro Público interrumpieron sus campañas de publicidad con nosotros. Sería absurdo considerarlo una casualidad. Los poderes públicos tienen su propio método para deshacerse de las voces incómodas. No las matan, las asfixian”, acusa.

Tras meses de impagos a los trabajadores, en abril de 2012, la cabecera anunciaba un ERE y su conversión a regional para tratar de sobrevivir a las dificultades económicas. Hoy se ha aprobado el expediente de regulación de empleo y la versión digital del medio queda pendiente de la decisión del administrador de quiebra. “Podríamos mantener viva la web con cinco o seis trabajadores, pero esa resolución ya no depende de mi”, advierte.

Desde 2008, han cerrado alrededor de 200 medios y se han destruido 6.300 empleos de profesionales de la información, según el Informe Anual de la Profesión Periodística, elaborado por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM). “Hay un hecho indiscutible, y con frecuencia escasamente aceptado, y es que el periódico impreso va a desaparecer y va a hacerlo pronto, más pronto de lo que creíamos. Y con él van a desaparecer o van a transformarse muchas más cosas, sin que sepamos muy bien todavía cómo vamos a sustituirlas en sus funciones más esenciales”, apunta Lluís Basset en su libro, El último que apague la luz.

El periodista de El País radicaliza esta visión apocalíptica cuando se refiere a la prensa local y cita como referente a los medios estadounidenses, que erradicaron hace tiempo la mayoría de las ediciones en papel de poblaciones pequeñas. “Los empresarios de allí se han dado cuenta de que sólo podrán resistir los periódicos que formen parte de una gran cadena. La recesión se sobrelleva mejor si se comparten sinergias. En caso contrario, la única alternativa es vivir de ayudas indirectas a la prensa, porque la publicidad está por los suelos”, diagnostica. “Los últimos años nos han hecho vivir un esplendor irreal basado en cifras de ventas ficticias, que se animaban con las suscripciones pagadas por los gobiernos. Sólo hay que comprobar los índices de lectura de periódicos para darse cuenta de cuál es la realidad”, añade.

La columna vertebral de una ciudad

Fernando Santiago, presidente de la Asociación de la Prensa de Cádiz, muestra su desacuerdo. “Cádiz tiene tres periódicos y uno en camino, El Independiente. Este volumen de prensa está muy bien para una ciudad de 130.000 habitantes. Por ese motivo, considero que los medios locales son el futuro de la prensa. Así lo ha entendido Warren Buffet, que está invirtiendo en periódicos locales. Pongo en duda también la muerte inmediata de los periódicos en papel, que se lleva anunciando desde hace años. No creo que yo la vaya a ver, aunque tengo 54 años y espero vivir 30 más”, manifiesta con optimismo. En efecto, el mayor filántropo del mundo acaba de comprar 28 periódicos en Estados Unidos por más de 260 millones de euros, en una época en la que el cambio de hábitos afecta especialmente al consumo tradicional de información. Argumenta que constituyen el punto de encuentro de la comunidad, una fortaleza que sigue teniendo un valor incalculable.

“La información local es fundamental para la ciudadanía. La gente necesita noticias de proximidad que les cuentan qué sucede a su alrededor y que analicen el día a día de una población. Ese punto de vista no puede ofrecerlo un medio afincado en la capital”, apoya Aurelio Martín, vicepresidente de la FAPE. “Siempre se ha comentado que en algunas localidades era imposible que convivieran dos cabeceras pero, antes de la crisis, era perfectamente asumible. Eso no ha impedido el sufrimiento los medios más pequeños a la llegada de las vacas flacas. Las redacciones han prescindido de los periodistas con más experiencia, que son la verdadera riqueza de un medio. Un senior compila en sus 30 años de profesión una información valiosa que se pierde con su sustitución por becarios mal pagados y explotados”, advierte. “Nadie ha ganado con el cambio y el mal ambiente es patente. Las cuentas no cuadran. Eso nos lleva al siguiente talón de Aquiles: la dependencia de la financiación pública. Ésta ha provocado que muchos ayuntamientos y diputaciones se vean tentados a privilegiar a sus favoritos. La única manera de invertir la tendencia es exigir una total transparencia sobre las ayudas”.

Cataluña es un ejemplo de la atomización de la inversión gubernamental en el sector. Según los datos que ofreció el consejero de Presidencia, Francesc Homs, en el Parlamento catalán, la Generalitat aumentó las aportaciones a la prensa privada durante la ola de recortes. En un año, los principales periódicos de la zona pasaron a repartirse de seis a 9,4 millones de euros. Sólo el Grupo Godó, editor de La Vanguardia, se ha embolsado en el pasado ejercicio un total de 1,45 millones en subvenciones.

“Este modelo va en contra de los intereses de las audiencias porque erradica cualquier resquicio de pluralidad. La consecuencia de estos divorcios entre el poder y la prensa es que en muchas localidades nos vamos quedando sin cronistas. Cuenca ya no tiene quien le escriba unas líneas sobre estos tiempos duros. Por no tener, no tenemos ni a un sólo fotógrafo que esté trabajando profesionalmente en la provincia. Eso supone que, dentro de unos años, tendremos un vacío en la hemeroteca y nadie sabrá cómo vivimos esta etapa oscura”, concluye Bayo.

Fuente: http://www.zoomnews.es/35311/actualidad/sociedad/cuenca-y-guadalajara-se-quedan-prensa-local

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La Boutique de las Lanas

Tu tienda especializada en Lana e Hilo... y mucho más!

Cris Chicote

Smart business & amazing looks

COCINA CON REINA

El blog personal de Aurora Muñoz Lara

Tilak

el blog de Ana de las Heras

Olga Rodríguez

Blog. Análisis y opinión

Blog de Mari Trini Giner, Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales

Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales. Amante del audiovisual. Viajera incansable.

Casigata en el zaguan

Pasa, echa un vistazo, y encuentra tu sitio en esta mi casa

Tu Marca Online

Blog sobre Gestión de la Presencia Online

Curiosidades de Social Media

El blog de redes sociales y marca personal de Marta Morales

soysocialmedia-reclaimed-20161222.wordpress.com/

Blog sobre Social Media con crítica y análisis. Cada lunes un nuevo articulo. SoySM ¿Tú también eres Social Media? :-)

A %d blogueros les gusta esto: