¿Sabemos lo que comemos?

Las informaciones sobre la comida de Ikea han puesto en entredicho la calidad de la alimentación low-cost

La industria alimentaria está obligada controlar la calidad de sus productos

Aurora Muñoz
Ikea ha servido en bandeja la caída en picado de su imagen pública, nunca mejor dicho. Los restaurantes del grupo sueco han retirado lotes de pasteles de almendra y chocolate, después de que las autoridades chinas detectaran en ellos bacterias coliformes, habitualmente presente en las heces. Antes de eso, la compañía se vio salpicada por el polémico hallazgo de carne de caballo camuflada en preparados de vacuno.
Una portavoz de la gran superficie, Ylva Magnusson, se ha apresurado a explicar que estos incidentes no plantean un peligro grave para la salud pública, pero lo cierto es que sus clientes no sabían lo que comían. Las albóndigas, las salchichas y la tarta de su self-service están ahora en el punto de mira. A cambio, Ikea se ha apuntado unas ganancias de 1.300 millones de euros por las ventas de comida en el pasado ejercicio, lo que supone un 4,7% de las ventas de la empresa, según sus cuentas de resultados.

La polémica ha puesto en entredicho la calidad de la alimentación low-cost. “Nunca ha habido una alimentación más segura que en este momento, pero hay que pagarla. Evidentemente, un paquete de donuts sale más económico que la fruta fresca, pero hay que tener en cuenta que una dieta basada en ese tipo de productos puede ocasionar diabetes y obesidad”, advierte Abel Mariné, catedrático en Nutrición y Bromatología en la Facultad de Farmacia de la Universitat de Barcelona. El ritmo de vida y los ajustados salarios de los consumidores contribuyen a inclinar la balanza en favor de productos menos saludables. “Una lasaña hecha en casa suele ser más sana que la que compramos congelada, pero poca gente puede perder una mañana en prepararla. Los preparados del supermercado son un recurso valioso para esas personas”, reconoce.

Mariné recomienda no abusar de ellos y, en caso de necesidad, es importante fijarse en la composición nutricional que aparece en el etiquetado. “Es bueno buscar el equilibrio entre los carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales. También hay que cuidar que el contenido de grasa no sea muy alto, que no haya exceso de grasa saturada y que éstas no superen el 10% del total de las calorías”, puntualiza. En su opinión, la industria ha hecho grandes avances en la última década. “El control de alimentos que ha impuesto la Unión Europea (UE) ya es suficientemente eficaz. La prueba está en el escándalo de la carne de caballo que hemos vivido en los últimos días. Las partidas fraudulentas se identificaron y se retiraron inmediatamente. Si eso es lo peor que nos puede pasar, es que estamos bastante seguros”, diagnostica.

Carmen Gómez, coordinadora del Grupo de Investigación en Nutrición y Alimentos Funcionales del Hospital Universitario de La Paz, también opina que la polémica se ha exagerado. “La presencia de carne de caballo en productos etiquetados como vacuno plantea un problema de trazabilidad. Es un fraude para el consumidor pero, desde luego, no se trata de una alerta alimentaria”, especifica. La nutricionista marca el escándalo de las vacas locas como la última gran crisis del sector. “Entonces éramos capaces de identificar el foco ni existían mecanismos de coordinación para evitar su propagación. Aquello hizo mejorar los mecanismos hasta encontrar un sistema efectivo, que es el que emplea la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN)“, esclarece.

El Reglamento (CE) 882/2004 del Parlamento Europeo establece que la obligatoriedad de que los países miembros realicen controles oficiales para “prevenir, eliminar o reducir a niveles aceptables” los riesgos que amenazan la salud de personas y animales. También les exige que garanticen prácticas equitativas en el comercio para proteger los intereses de los consumidores. “El Plan Nacional de Control Oficial de la Cadena Alimentaria deja muy claro que las propias empresas son responsables del autocontrol de sus productos. Eso facilita las inspecciones de la Administración Pública”, indica Juan Julián García, Vocal Asesor de AESAN.

La optimización de costes se cuela en su discurso a la hora de admitir que el sistema no es perfecto. “Es cierto que sólo se analizan muestras de algunos lotes, pero sería imposible afrontar una selección que incluyera a cada producto. No es viable temporal ni económicamente. Evidentemente, siempre habrá productores que traten de saltarse la normativa, pero las barreras que se han establecido terminan por identificarlos”, excusa.

La confianza del consumidor flaquea a menudo ante noticias como las publicadas en los últimos días, pero lo cierto es que rara vez se apela a su responsabilidad. “Tenemos más información de lo que comemos que en cualquier otro tiempo. Lo que pasa es que la complejidad de la cesta de la compra es mucho más compleja que hace algunas décadas. La proliferación de alimentos procesados, de marcas diferentes y de variedades de un mismo producto hace que sea un área compleja”, argumenta José María Ordovás, director del Laboratorio de Nutrición y Genética de la Universidad de Tufts (Boston). 

El envase de los alimentos contiene la información nutricional del producto, aunque a menudo es difícil descifrar. Algunos de los puntos determinantes que conviene comprobar son la fecha de caducidad, las condiciones de conservación y utilización del alimento, así como los conservantes y aditivos que se han utilizado. En personas alérgicas o intolerantes a algún nutriente, es importante detectar ingredientes que puedan afectar a su salud.

“Hoy en día ya no basta con saber cómo cocinar los alimentos de forma saludable; hay que saber cómo comprar y planificar un menú. Ahí es donde muchos fallamos. Es necesario educar al consumidor de forma sostenida, uniendo la información de los beneficios para la salud de los alimentos, y sus ingredientes y nutrientes, junto con los riesgos de los mismos”, opina Lluis Serra, expresidente de la  Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC). “Los especialistas hemos descrito de manera progresiva un empeoramiento del estado nutricional y un aumento de la obesidad en la población española en los últimos años que viene indicado por las tendencias alimentarias”, avisa.

Un estudio de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) recogía hace dos años que la obesidad mórbida ha aumentado un 200% en España en poco más de una década. En 1993 presentaba esta patología 1,8 de cada 1.000 habitantes, mientras que en 2006 la cifra aumentó hasta 6,1. “Esto quiere decir que la mayoría no sabe o no se preocupa de lo que come, en contra de lo que pudiera parecer tendencia. La situación sólo se invertirá cuando exista una educación alimentaria fuerte, desde los propios colegios. La implementación de esa medida, junto con una adecuada política alimentaria y nutricional desde la administración con la participación rigurosa del sector, haría menos improbables y mucho más llevaderas las crisis alimentarias”, concluye.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La Boutique de las Lanas

Tu tienda especializada en Lana e Hilo... y mucho más!

Cris Chicote

Smart business & amazing looks

COCINA CON REINA

El blog personal de Aurora Muñoz Lara

Tilak

el blog de Ana de las Heras

Olga Rodríguez

Blog. Análisis y opinión

Blog de Mari Trini Giner, Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales

Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales. Amante del audiovisual. Viajera incansable.

Casigata en el zaguan

Pasa, echa un vistazo, y encuentra tu sitio en esta mi casa

Tu Marca Online

Blog sobre Gestión de la Presencia Online

Curiosidades de Social Media

El blog de redes sociales y marca personal de Marta Morales

soysocialmedia-reclaimed-20161222.wordpress.com/

Blog sobre Social Media con crítica y análisis. Cada lunes un nuevo articulo. SoySM ¿Tú también eres Social Media? :-)

A %d blogueros les gusta esto: