‘Girls’ entierra ‘Sexo en Nueva York’ a golpe de realidad

Ha sido galardonada con dos premios en la última edición de los Globo de Oro

‘Tiny Furniture’, la opera prima de su guionista, sirvió de tubo de ensayo

Canal+ España ha estrenado su segunda temporada este 14 de febrero

Aurora Muñoz

Nueva York ya no es lo que era…. O quizás las veinteañeras son las que han cambiado. ¡Cualquiera sabe!. El hecho es que Lena Duham ha llegado para desterrar a Carrie Bradshaw y sus secuaces con Girls, una serie en la que las chicas ya no guardan manolos en el horno ni se codean con la jetset de Manhattan.

Las recién licenciadas de esta ficción de la HBO invirtieron sus pellas universitarias en maratones de Sexo en Nueva York. Querían los modelitos de marca, los chicos guapos y reproducir las vidas de las protagonistas con un cosmopolitan en la mano. Alguien debería haberles contado que ya no quedan princesas de asfalto. La gran ciudad les ha demostrado que lo único para lo que les alcanza su cuenta corriente es para compartir el resplandor de la nevera y ahogar la decepción con humor corrosivo. Todo sin traumas. Es la versión actualizada de aquella promesa que le hacía Mónica a Rachel en la primera temporada de Friends: “Bienvenida al mundo real. Es una mierda, pero te gustará”.

La última edición de los Globos de Oro ha demostrado que la industria se ha rendido a los guiones de Duham, caústicos y con un puntito indie a lo Diablo Cody. Su opera prima, Tiny Furniture, le sirvió de tubo de ensayo. Este primer largometraje, financiado por sus padres, sirvió a la joven guionista de 27 años para sentar las bases de esta comedia agridulce: sexo sin compromiso, un grupo de inadaptados y sus mejores amigas en papeles protagonistas.

Esta vez, Lena se desdobla en una nueva antiheroína que se maquilla sin limpiarse la cara y hace pis en la ducha. Hannah es una aspirante a escritora regordeta y ombliguista como Bridget Jones. Acaba de perder sus prácticas no remuneradas en una editorial y sus padres le han comunicado que no la mantendrán durante más tiempo. Su mejor argumentación para reclamarles el pago del alquiler se queda en una frase grandilocuente que no cuela. “¡Podría ser la voz de mi generación!”, les espeta, implorando su independencia. Lo peor es que apuesto a que lleva razón.

Jessa (Jemima Kirke), Marnie (Allison Williams), Hannah (Lena Dunham) y Shoshanna (Zosia Mamet) son bohemias imperfectas, sin tapujos ni nada que se parezca a los clichés televisivos a los que nos tienen acostumbrados. Son el reparto perfecto contra la molicie. La primera de ellas, Jessa, es una impredecible viajera que está de vuelta de todo. Acaba de regresar a Nueva York dispuesta a echar raíces, aunque ella todavía no lo sepa. Va por la vida con una caída de ojos condescendiente clavada a la del personaje de Dalia Royce (Carly Chaikin) en Suburgatory y unos look estrafalarios que incluyen quimonos de importación, peinados franceses y una expresión de felación perpetua.

A Marnie, en cambio, se le resiste la cara de satisfacción. La compañera de piso y mejor amiga de Hannah esconde, tras una fachada responsable y un trabajo glamouroso en una galería de arte, unas ganas irrefrenables de abandonar a su novio de toda la vida por una sesión de sexo salvaje. La liberación de la mujer (malentendida) ha hecho mucho daño a las nuevas generaciones. Y sí no que se lo digan a Shoshanna, que vive obsesionada por perder su virginidad. Esta jovencita adorable, a la que el nerviosismo provoca incontinencia verbal, sueña con amontonar amantes como el resto de sus inseparables amigas.

El sexo es uno de los protagonistas silenciosos de la serie. El cuarteto protagonista experimenta las relaciones consentidas más patéticas que haya podido dar la pequeña pantalla. Las escenas de cama son sucias, torpes y, lo que resulta mas interesante, desprotegidas de la mojigatería que conllevan los fundidos en negro. Aquí todo es bastante esplícito. Resulta divertido ver cómo los guiones liberan a estas chicas de la pornografía elegante y perfecta de la ficción.

Pero no todo son estrógenos en el mundo de Hannah, en contra de los que deslizan las parodias en versión masculina que circulan por la Red. Ella misma tiene un intento de novio freak con el que se acuesta cuando él decide contestar a sus mensajes. El chico en cuestión se llama Adam (Adam Driver) y trabaja como carpintero a tiempo parcial, a pesar de que su verdadera vocación es el teatro experimental.  Un hipster con olor a pies. Hay que reconocerle a Dunham que tiene mérito conseguir convertir a estos dos disfuncionales en la pareja del año. Y hasta ahí puedo leer. Les auguro grandes momentazos.

La legión de modernos tiene razones sobradas para convertir este producto en una serie de culto. Una de ellas es su banda sonora, sazonada con referencias pop, que van desde las divas de fábrica como J. Lo, Beyoncé y Britney hasta representantes de la escena indie como The Vaccines, LCD Soundsystem o MGMT.

La otra delicia es el ropero de las cuatro amigas. El vestuario no ha salido del showroom de ningún diseñador de alta costura pero está bien trabajado. Las protagonistas suelen repetir conjuntos a favor del realismo de la historia y expresan su personalidad por medio de ellos. La ropa vintage de Hannah le da un aire caótico y desprolijo, mientras que los vestidos estructurados de Marnie cuentan su lucha por convertirse en adulta. Shoshanna adapta sin criterio cada una de las tendencias que ve las revistas por temor a equivocarse y demuestra su inocencia en tonos pastel. Sea como fuere, las veinteañeras de medio mundo juegan a copiar sus estilismo. Éstos si que pueden pagárselos.

En definitiva, el triunfo de esta ficción es que no tiene nada que ver con una serie de adolescentes. Viene enlatada como el producto televisivo perfecto para la crisis que nos ha tocado. ¡Para todas las crisis!. Las de “no tengo un duro” y las existenciales. La cura son sus constantes salidas de tono punkarras que se atreven con la cara más políticamente incorrecta del aborto, el sida y el acoso sexual. Puede que te deje un poco fuera de sitio a veces, pero por eso es tan brutalmente buena y, a diferencia de lo que sucede con la mayoría, su recién estrenada segunda temporada mejora la de debut. Si todavía no has empezado, mereces saber que cada una cuenta con una decena de capítulos que se meriendan en dos domingos de vacío. Además, este 14 de febrero ‘Girls’ ha vuelto a la pequeña pantalla (Canal+ España) para seguir reivindicando “la voz de una generación”. No tenéis excusa. Os rendiréis a sus encantos.

Fuente: http://www.zoomnews.es/estilo-vida/cultura-y-espectaculos/serie-girls-sexo-nueva-york

Anuncios

Un comentario

  1. […] Social Media Camp puedes aprender a encontrar tu propia voz (que diría Lena Dunham en Girls), comunicarla y sacarle partido. Es lo que los camperos llaman tener […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La Boutique de las Lanas

Tu tienda especializada en Lana e Hilo... y mucho más!

Cris Chicote

Smart business & amazing looks

COCINA CON REINA

El blog personal de Aurora Muñoz Lara

Tilak

el blog de Ana de las Heras

Olga Rodríguez

Blog. Análisis y opinión

Blog de Mari Trini Giner, Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales

Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales. Amante del audiovisual. Viajera incansable.

Casigata en el zaguan

Pasa, echa un vistazo, y encuentra tu sitio en esta mi casa

Tu Marca Online

Blog sobre Gestión de la Presencia Online

Curiosidades de Social Media

El blog de redes sociales y marca personal de Marta Morales

soysocialmedia-reclaimed-20161222.wordpress.com/

Blog sobre Social Media con crítica y análisis. Cada lunes un nuevo articulo. SoySM ¿Tú también eres Social Media? :-)

A %d blogueros les gusta esto: