Speeddating: citas rápidas para conocer en 7 minutos el amor… o lo que surja

Los participantes tienen unos minutos para conquistar a cada candidato

Los organizadores recomiendan que no se faciliten datos personales ni teléfonos durante la velada

El fenómeno nació en círculos judíos de Estados Unidos a finales de los años 90

Aurora Muñoz

Así se presenta el personaje de la actriz Pilar Castro en 7 Minutos, la película de Daniela Fejerman. La cinta se plantea una pregunta clásica: ¿Bastan unos minutos para encontrar el amor de tu vida? Dos redactores de ZoomNews -chico y chica- nos hemos sumergido en una sesión de citas rápidas para contarles si el speeddating en España conserva el glamour de la Gran Manzana, donde nació en los años 90. Los miembros de la comunidad judía, al ser minoría, tenían más dificultad para encontrar pareja y por eso idearon este sistema para fomentar las relaciones entre ellos. El fenómeno se ha popularizado hasta el punto de que el gobierno de Japón ha llegado a promover este tipo de encuentros para combatir las bajas tasas de natalidad. En España, sin embargo, se mantienen como una oferta de ocio poco frecuente.

“En general fue una tarde bastante divertida”, confiesa Juan Urrios, encargado de desarrollo y diseño de este periódico. “El local no estaba mal, no esperaba que fuera un sitio espectacular como en el episodio de House, aunque quizás sí algo con más encanto”, matiza. El imaginario colectivo que ha generado la ficción televisiva es ineludible antes de un encuentro de estas características. La que les escribe no podía evitar recordar antes de la cita aquel capítulo de Sexo en Nueva York en el que una Miranda decepcionada se ve obligada a ocultar su éxito como abogada para encontrar un compañero de cama entre aquel ejército de ejecutivos solitarios. Los prejuicios se destaparon como malos consejeros, pero nos acompañaron hasta la entrada de Vudú, el pub madrileño donde nos esperaban nuestras potenciales medias naranjas.

Competencia femenina frente al compadreo de los chicos

Un ambiente taciturno domina la sala. Las barras pegajosas y los grupitos cerrados no invitan a quedarse, pero Francisco, fundador de la web Cita2 y organizador del evento, hace un rápido movimiento para presentarse e integrarnos con el resto antes de que alguno se plantee abandonar. Él cree firmemente en la eficacia del método. “Mi hermano estuvo un tiempo sin pareja y decidió probar suerte con las citas rápidas. Aquel experimento me sirvió para descubrir que había un nicho de negocio. Mi mujer me animó en esta aventura y ya llevamos cinco años planificando veladas en Madrid”, comenta animadamente.

El gobierno japonés promovió las citas rápidas para combatir la baja natalidad

“Los encuentros se celebran con un mínimo de cinco participantes de cada sexo pero hemos llegado a juntar hasta 15 en una misma sesión. Desde que comenzamos, ya han participado más de 3.500 personas en nuestras citas rápidas y conocemos muchísimos casos de parejas que se han formado aquí. Tres de ellas han terminado pasando por el altar pero, independientemente de los resultados, participar en estos eventos es una forma divertida de conocer gente nueva”, nos alienta.

A su espalda queda un grupo de chicas que cotorrea entre susurros. “No te fíes de los abogados, mienten más que hablan. Yo escogí a uno la primera vez que vine y acabamos fatal”, comenta Tormenta a su amiga primeriza. Esta madrileña eligió su pseudónimo hace varios meses cuando, cansada de leer manuales de autoayuda decidió remontar una ruptura a golpe de speeddating. A partír de ahí, ha requerido los servicios de Cita2 en tres ocasiones.

Cada oportunidad de conocer al hombre de su vida le sale por 25 euros, pero para ella se trata de una inversión. “Todo el mundo quiere encontrar a su pareja ideal y, para conseguirlo, hay que gastar mucho tiempo y recursos. Estoy harta de arrastrar el tacón por discotecas. Aquí por lo menos sabemos a lo que venimos y, a unas malas, tienes opciones para pasar una noche loca”, sostiene. La veteranía también es un grado aquí y ella no tiene inconveniente en reclamar sus privilegios. “Disculpa, ese es mi sitio. Me gusta como me da la luz”, espeta a la reportera en el momento de tomar posiciones.

Las 13 chicas que han acudido al evento de esa noche se reparten por las distintas mesas que la organización ha numerado cuidadosamente. Al otro lado de la sala, los chicos aguardan su turno. “Nosotros hicimos piña. Había algunos que ya se conocían, pero la mayoría evitaba comentar la jugada. Nos mirábamos unos a otros por el rabillo del ojo, sin querer hacer contacto visual, intentando valorar a la competencia sin que se notase demasiado”, admite Urrios. En el grupo, no faltaban comentarios de supuestos conquistadores que justificaban su presencia como favor a un amigo.

Una maratón de citas en dos horas

De pronto, suena la campana y las féminas comienzan a recibir visitas en sus puestos. Francisco ha programado un gong en el portátil que se activa cada siete minutos para indicar el momento de volver a rotar. Las citas se suceden y las extrañas confesiones, también. “¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre”, pregunto. “Me gusta beber. Ya sabes, cuando estoy sólo, en casa”, me contesta el primero.

El organizador nos ha entregado una ficha que hay que entregar al final del encuentro. En ella hay que ir marcando los candidatos favoritos y, si al final hay coincidencia entre chico y chica, Cita2 se encarga de ponerlos en contacto por correo electrónico. Esta confesión alcohólica me basta para tacharlo de mi selección. Sin piedad. Los nervios traicionan al siguiente, que acaba expresando una desacostumbrada concepción del orden. “Yo no soy racista, simplemente creo que cada uno debe quedarse en su sitio”, defiende. Ambos pinchan en hueso. Puede que siete minutos no sean suficientes para conocer a alguien, pero bastan para descartarlo.

Urrios, por el contrario, ríe a mandíbula batiente a un par de mesas de nosotros. Está disfrutando de la noche. “Me sorprendió encontrarme con gente bastante normal. Esperaba que los chicos fueran buscando una forma fácil de ligar y que ellas trataran de encontrar una pareja seria, pero la experiencia me demostró lo contrario”, cuenta a posteriori. “Las chicas merecían la pena, por eso no entendí que la mayoría evitase dar detalles sobre lo que quieren en una pareja o en la vida. Es como si trataran de maquillar que habían ido al pub para encontrar a alguien con quien estar”, añade.

La organización aconseja en su página web que los candidatos omitan los datos personales y números de teléfono durante la velada por motivos de seguridad, aunque algunos participantes prefieren eludir la recomendación y optan por el pragmatismo. “Yo soy bastante escéptico con el funcionamiento de esto. Si te parece nos tomamos unas copas a la salida y nos evitamos el intercambio de correos, que me da bastante pereza”, me propone otro de los candidatos.

Treinteañeros exitosos y solitarios, a su pesar

Los participantes suelen tener un nivel cultural medio-alto y en un 90% son españoles, según explica el organizador del evento. “Dividimos a los solicitantes en distintos encuentros por edades y, aunque el de hoy es para personas entre 20 y 30 años, la franja de edad que concentra la mayoría de las peticiones es de 30 a 45. Los rangos de edad más bajos cuentan con más hombres que mujeres pero, a partir de los 50, son ellas las que buscan una oportunidad en el speeddating“, detalla Francisco.

Una vez formalizado el pago, Cita2 sólo exige a los candidatos que aporten datos básicos como el nombre y apellidos reales, un pseudónimo, correo electrónico personal y un número de teléfono. No todo el mundo es sincero al rellenar su formulario, y algunos de los participantes de la velada parecen más cercanos a los 40 que a los 30 años.

Ellos insisten en su buena posición profesional como aval. “Estoy muy bien considerado en mi empresa, cobro bien pero el trabajo me deja poco tiempo para conocer chicas”, apunta un ingeniero aeronáutico que cita su compañía con orgullo. Las féminas se muestran más reservadas. “Alguna me contaba que, hasta ahora, se había centrado en los estudios y, de repente, se había dado cuenta de que no conseguía encontrar a nadie que encajasen en su plan de vida”, apunta Juan Urrios. “Sin embargo, la tónica general era el secretismo. Otra llegó a mencionar que trabajaba en una empresa líder en su campo pero no quería decirme el sector por si lograba averiguar cuál era y la localizaba”, agrega.

Las barreras sólo se mantuvieron levantadas durante la velada porque, a la mañana siguiente, a nuestro compañero le esperaba un correo de la organización en el que le avisaban de que siete chicas estaban interesadas en volver a quedar con él. Nadie podrá negarle que aquella fue una noche productiva.
 Fuente: http://www.zoomnews.es/estilo-vida/tendencias/speeddating-citas-rapidas
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La Boutique de las Lanas

Tu tienda especializada en Lana e Hilo... y mucho más!

Cris Chicote

Smart business & amazing looks

COCINA CON REINA

El blog personal de Aurora Muñoz Lara

Tilak

el blog de Ana de las Heras

Olga Rodríguez

Blog. Análisis y opinión

Blog de Mari Trini Giner, Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales

Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales. Amante del audiovisual. Viajera incansable.

Casigata en el zaguan

Pasa, echa un vistazo, y encuentra tu sitio en esta mi casa

Tu Marca Online

Blog sobre Gestión de la Presencia Online

Curiosidades de Social Media

El blog de redes sociales y marca personal de Marta Morales

soysocialmedia-reclaimed-20161222.wordpress.com/

Blog sobre Social Media con crítica y análisis. Cada lunes un nuevo articulo. SoySM ¿Tú también eres Social Media? :-)

A %d blogueros les gusta esto: