El último Papa que dimitió fue Gregorio XII

Benedicto XVI alega falta de fuerzas para continuar con su ministerio

El derecho canónico contempla esta posibilidad si se anuncia libre y públicamente

Celestino V encargó a su sucesor un decreto para normativizar la abdicación

Aurora Muñoz

Benedicto XVI abandona el Pontificado el 28 de febrero. Lo ha anunciado personalmente durante la canonización de los mártires de Otranto, según publica la agencia de noticias italiana ANSA. La noticia se produce justo un año después de que el obispo de Ivrea, Luigi Betazzi, anunciase en un programa radiofónico que el pontífice podría abdicar antes de su deceso.

Entonces, Benedicto XVI afrontaba una de las peores crisis de su ministerio papal por la filtración a la prensa de numerosos documentos confidenciales sobre presuntos abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes católicos. Uno de los estudiosos italianos más acreditados en temas religiosos, Marco Politi, apuntó en aquel momento que el frágil estado de salud del Papa podría empujarlo a la renuncia, pero resistió. La situación no permitía un vacío de poder.

La normativa no contempla ninguna claúsula que impida a un pontífice escribir una carta de renuncia al Colegio Cardenalicio, el cuerpo de cardenales de la Iglesia Católica y órgano supremo electoral dentro de la institución. El artículo 332 del Código de Derecho Canónico lo recoge así: “Si el Romano Pontífice renunciase a su oficio, se requiere para la validez que la renuncia sea libre y se manifieste formalmente, pero no que sea aceptada por nadie”. Se trata, justamente, de las dos acciones que han precedido al comunicado oficial emitido por el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi.

En los tiempos modernos, ningún Papa precedido a Benedicto XVI en el abandono de su puesto. El último fue Gregorio XII, que reinó desde 1406 hasta 1415. Abandonó su puesto para poner fin al Cisma de Occidente. Había tres pretendientes al trono papal en ese momento: el Papa romano, Gregorio XII, el papa de Aviñón, Benedicto XIII, y el conocido como antipapa, Juan XXIII. Antes de renunciar, Gregorio XII formalmente convocó a un concilio de la Iglesia y lo autorizó a elegir su sucesor, cosa que podría suceder en los próximos días en el Vaticano.

La renuncia papal anterior se remonta a 1294. El papa Celestino V, apenas cinco meses después de su elección, emitió un decreto declarando solemnemente que estaba permitido que un Papa dimitiera. Inmediatamente después, ejerció su derecho. Hasta su ascenso al poder, había vivido como un ermitaño durante cinco años en una cueva en el monte Morrone y el peso de la tiara papal fue demasiado para él.

Su sucesor, Bonifacio VIII (1294-1303),  fue el encargado de plasmar la norma sobre el papel. “Depende del Romano Pontífice renunciar al papado con honor, especialmente cuando se reconoce él mismo incapaz de regir la Iglesia Católica Universal y considerando la carga que esto supone para el Sumo Pontífice”, puede leerse en Liber Sextus. El decreto no fue bien acogido por toda la Iglesia y el pontificado de Bonifacio VIII estuvo marcado por los ataques de aquellos que afirmaron que su posición era ilegítima.

El aumento de la esperanza de vida ha motivado que este cargo vitalicio sea demasiado extenso en algunos casos. Benedicto XVI ha alegado “falta de fuerzas” para afrontar la jefatura de la Iglesia católica, a sus 85 años. Su antecesor, Juan Pablo II, no materializó este gesto, inédito en cinco siglos. El Parkinson complicó el desempeño de su ministerio y el desgaste físico fue evidente en sus últimos años de mandato. Aquello disparó los rumores de el antecesor de Benedicto XVI tenía preparada una carta de renuncia similar a la que escribió Pablo VI. Aquel pontífice dejó dada la orden de que hiciesen efectiva la abdicación en caso de que su salud mental decayera en forma repentina y no pudiera firmarla conscientemente.

Pío XII estuvo a punto de hacerlo por un condicionamiento externo. En el seno de la Iglesia se conjeturaba que Hitler había dado la orden de tomarlo como prisionero cuando el ejército alemán se retiraba de Roma. Pio XII temió las consecuencias que podría conllevar su cautiverio y dejó un documento que autorizaba su sucesión si la amenaza de las tropas nazis se hacía efectiva. El precedente histórico lo impuso  Ponciano, que el 28 de septiembre de 235 renunció al ser desterrado a Cerdeña durante una persecución, dejando camino libre al sucesor.

Fuente: http://www.zoomnews.es/actualidad/sociedad/renuncia-papal-benedicto-xvi-es-rara-avis-tiempos-modernos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La Boutique de las Lanas

Tu tienda especializada en Lana e Hilo... y mucho más!

Cris Chicote

Smart business & amazing looks

COCINA CON REINA

El blog personal de Aurora Muñoz Lara

Tilak

el blog de Ana de las Heras

Olga Rodríguez

Blog. Análisis y opinión

Blog de Mari Trini Giner, Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales

Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales. Amante del audiovisual. Viajera incansable.

Casigata en el zaguan

Pasa, echa un vistazo, y encuentra tu sitio en esta mi casa

Tu Marca Online

Blog sobre Gestión de la Presencia Online

Curiosidades de Social Media

El blog de redes sociales y marca personal de Marta Morales

soysocialmedia-reclaimed-20161222.wordpress.com/

Blog sobre Social Media con crítica y análisis. Cada lunes un nuevo articulo. SoySM ¿Tú también eres Social Media? :-)

A %d blogueros les gusta esto: