Los defensores de la propiedad intelectual, contra Mega

Megaupload hizo perder 386 millones a la industria cultural por el material difundido de forma ilícita

La encriptación de archivos podría servir para ocultar pornografía infantil en los enlaces de Mega

Los abogados especializados en propiedad intelectual reclaman una aplicación estricta de la ley

Aurora Muñoz

“Las peripecias del tal Kim Dotcom son, ante todo, una burla y un insulto a la inteligencia”. Así de tajante es Antonio Guisasola, presidente de la productora Promusicae, respecto al sucesor de Megaupload. Esta nueva plataforma de almacenamiento, Mega, no ha dejado indiferente a nadie y mientras los defensores del Copyleft celebran la buena nueva, los valedores de la propiedad intelectual se llevan las manos a la cabeza.

Según el FBI, en los años que estuvo en funcionando la primera creación de Dotcom, se generaron daños por 386 millones a la industria cultural por todo el material difundido de forma ilícita. Con estos datos encima de la mesa, el mundo de la cultura se muestra indignado ante el nuevo proyecto del finlandés-alemán. “Jamás le ha importado procurar el bien a nadie, ni contribuir a la difusión de la cultura y el conocimiento, sino lucrarse personalmente hasta extremos bochornosos. Vivir como un marajá opulento y reírse en las mismísimas narices de la gente decente”, señala contundente Guisasola. “Hay que desenmascarar a los saqueadores, con o sin antifaz, y llamar a las cosas por su nombre. En este caso: expolio”, dictamina.

La misma opinión comparte Adriana Moscoso, coordinadora del Instituto Autor. “La piratería no es invencible”, dice convencida. “Estas nuevas fórmulas producen, a la larga, un daño mucho mayor a las industrias culturales que el que pueda hacer el top manta, porque en ellas se han conjugado el acceso fácil y rápido a contenidos deseados por todos con una absoluta permisividad social e incluso institucional”, lamenta. Para Moscoso, otro de los principales problemas a los que se enfrentan los autores es la reacción lenta de los proveedores de contenidos a la hora de responder a la demanda de los usuarios. La coordinadora del Instituto Autor insiste en la gravedad del asunto. “Ni los gobiernos del mundo civilizado, ni el poder judicial pueden permanecer impávidos ante las tropelías o mirar disimuladamente hacia otro lado ante una situación en la que pueden circular otros contenidos ilícitos, como es el caso de la pornografía infantil”, reclama.

Moscoso se muestra especialmente preocupada con el sistema de encriptado que ha anunciado el creador de la nueva plataforma de almacenamiento. El método de Mega permitirá a los usuarios codificar los datos antes de compartirlos mediante la transmisión de la clave de cifrado. De este modo, la compañía no conocerá los contenidos alojados en sus servidores.

Dotcom ha vendido esta innovación como una apuesta por defender la intimidad de sus usuarios, pero en el Instituto Autor no lo tiene tan claro. “La presunción de desconocimiento de lo que circula por Mega no es irrefutable. Si Dotcom tiene conocimiento efectivo de que por su servicio están circulando contenidos ilícitos, tendrá una responsabilidad subsidiaria en el caso de que no haga nada para retirarlos”, defiende.

El informático, sin embargo, ha incluido en su política una clausula en la que indica que algunas empresas, como los estudios de cine o las discográficas, tendrán acceso directo a eliminar los archivos que atentan contra su material protegido con derechos de autor, pero les impone una condición: si quieren utilizar esa herramienta, antes de recibir el acceso, deberán firmar para no demandar a Mega o para sostener que el sitio no es responsable por las acciones de sus usuarios.

Este peaje ya ha levantado las primeras ampollas. “Megaupload era una plataforma diseñada expresamente para infringir derechos de propiedad intelectual”, afirma Andy Ramos Gil de la Haza, abogado de la firma Bardají & Honrado, especializado en propiedad intelectual, industrial y nuevas tecnologías. “Este nuevo servicio establece, si cabe, más barreras para que los titulares de derechos de propiedad intelectual no puedan defender sus producciones, lo cual demuestra la manifestación de mala fe de los desarrolladores del proyecto”, resuelve.

La principal lacra del sistema se encuentra, según Ramos, en que la falta de control. “La piratería está hoy en día en la situación que está por una mala estrategia de los titulares de derechos, que no han sabido encontrar en la ley las armas idóneas para luchar contra ella. La normativa existe, aunque de momento se ha aplicado de forma excesivamente laxa”, valora.

Este abogado especializado en propiedad intelectual considera que la cura empieza por la reeducación del usuario. “Es primordial ofrecer a los consumidores alternativas a la piratería, es decir, servicios de contenido legal para el disfrute de las obras y demostrarles que merece la pena pagar por mantener la industria a flote”, agrega. “El cine y la música son caros de producir, pero también generan muchos puestos de trabajo. Cualquiera puede entender que no se puede consumir gratuitamente un producto que ha supuesto tanto esfuerzo”, argumenta.

Por otro lado, los defensores del copyright confían en que la justicia internacional intervenga. “Solo esperamos que la justicia no se arredre y actúe de forma inmediata para evitar este atropello”, declara esperanzado Guisasola. “Parece que Kim Dotcom quiere que Internet sea un lugar al margen de la ley y, salvo que la ley se dicte a su gusto, afortunadamente no es así”, comenta Moscoso,aunque, para ella, la clave para vencer la piratería no reside tanto en las fuerzas de la ley como en la misma sociedad. “La mejor manera de luchar contra ella es concienciando a la gente del daño que hace a millones de personas que dedican su esfuerzo a la creación en todas sus expresiones. La educación de los más jóvenes y la toma de conciencia de toda la sociedad ante este problema es la única manera de cambiar la permisividad”, apunta.

Del mismo modo, Andy Ramos Gil de la Haza tacha de “inadmisible” el hecho de que en España existan tantas empresas “dedicadas a gestionar páginas de enlaces, que lesionan flagrantemente los derechos e intereses de autores”. La solución que vislumbra está en “apuntar más arriba”. Se refiere, concretamente, a todos aquellos que, de una forma u otra, se encuentra en el ecosistema de los que se benefician de la piratería, incluyendo a buscadores, prestadores de servicios de Internet, anunciantes, agencias de medios, páginas de enlaces, uploaders o cyberlockers.

Fuente: http://www.zoomnews.es/actualidad/sociedad/defensores-propiedad-intelectual-abominan-nuevo-proyecto-dotcom-mega

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La Boutique de las Lanas

Tu tienda especializada en Lana e Hilo... y mucho más!

Cris Chicote

Smart business & amazing looks

COCINA CON REINA

El blog personal de Aurora Muñoz Lara

Tilak

el blog de Ana de las Heras

Olga Rodríguez

Blog. Análisis y opinión

Mari Trini Giner, Multimedia Journalist

Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales. Amante del audiovisual. Viajera incansable.

Casigata en el zaguan

Pasa, echa un vistazo, y encuentra tu sitio en esta mi casa

Tu Marca Online

Blog sobre Gestión de la Presencia Online

Curiosidades de Social Media

El blog de redes sociales y marca personal de Marta Morales

soysocialmedia-reclaimed-20161222.wordpress.com/

Blog sobre Social Media con crítica y análisis. Cada lunes un nuevo articulo. SoySM ¿Tú también eres Social Media? :-)

A %d blogueros les gusta esto: