Hollande no menciona la eutanasia ni una sola vez en el anuncio de la nueva normativa

Doctores y expertos en Derecho Penal reivindican la universalización de los cuidados paliativos

Holanda, Bélgica y Luxemburgo tienen el reglamento más avanzado en esta materia

Inglaterra mantiene la prohibición pero deja cierta discrecionalidad administrativa a la fiscalía

Aurora Muñoz

“Propondré que todas las personas en fase avanzada o terminal de una enfermedad incurable, que les provoque un sufrimiento físico o mental insoportable, puedan solicitar, bajo condiciones específicas y estrictas, el beneficio de una asistencia médica para terminar su vida con dignidad”, prometió François Hollande durante su campaña a la Presidencia de la República francesa.

Seis meses después de ocupar el Palacio del Elíseo, el mandatario socialista ha comenzado a cumplir su compromiso con una nueva ley. Su Gobierno tiene previsto presentar una normativa sobre el suicidio asistido y sedación terminal. Dicho anuncio es fruto del trabajo del profesor Didier Sicard, que recibió el encargo presidencial de elaborar un informe sobre “el final de la vida”.


El estudio certifica que el 56% de los franceses desea recibir “ayuda médica para morir mejor”, aunque se refiere solo al suicidio asistido médicamente y rechaza la acción propiamente eutanásica, que se mantendría como algo prohibido. Marca, por tanto, una línea roja no traspasable. Sicard comentaba al diario Le Monde que “la muerte es el momento de la vida en que la autonomía de la persona debiera ser más respetada”. Sin embargo, su comisión no menciona ni una sola vez en su informe la palabra “eutanasia”. Hollande tampoco la ha utilizado ni una sola vez durante este debate.

“El documento se queda corto respecto a la percepción que tiene la población francesa sobre la eutanasia”, considera Fernando Pedrós, miembro de la junta de la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD). Según las últimas encuestas, entre un 80% y un 90% de la población gala desea una legislación de la eutanasia. “La preocupación del profesor Sicard y la de los miembros del Comité era llevar a rango jurídico las reivindicaciones de la mayoría de la población, pero su solución solo alcanza a permitir la asistencia medicalizada al suicidio, de manera que los objetivos se han quedado mermados”, apunta. “El tema de la eutanasia activa les asusta. No han sabido analizar y valorar el proceso de despenalización de la eutanasia en Holanda, Bélgica y Luxemburgo, dónde el propio médico suministra al paciente las sustancias que adelantan la muerte. Tampoco han sabido llevar a sus últimas consecuencias la afirmación de que la autonomía personal debe ser respetada principalmente en la fase de la muerte”, valora Pedrós.

Carmen Tomás-Valiente, profesora de Derecho Penal de la Universitat de València, es más optimista “Francia plantea un avance limitado pero, cuanto menos, es mejor que lo que ha sucedido en estos dos últimos años en Inglaterra y Gales. Allí la prohibición sigue, pero se deja una cierta discrecionalidad administrativa al Ministerio Fiscal sobre si acusa o no a los médicos. Se han establecido unas directrices para actuar de manera medianamente uniforme, lo que no quita que ésta sea una manera más insegura de hacerlo”, afirma. “Es mucho mejor tener una ley que tipifique cada supuesto. Sobre todo porque, a raíz del caso Leganés, hay médicos que tienen miedo de administrar sedaciones cuando las fronteras están difuminadas. Aquel fue un caso muy desgraciado, entre otras cosas, porque tuvo un efecto contraproducente. Ha supuesto que ahora haya pacientes que finalizan su vida pasándolo realmente mal, con vómitos y sin poder respirar”, recuerda.

El protagonista de aquellos hechos juzgados, que se remontan a 2003, el doctor Luis Montes no ha perdido la esperanza. “Aquel episodio que me tocó vivir, ha llevado a que muchos compañeros teman que su ejercicio se vea puesto en entredicho por demandas anónimas y decisiones arbitrarias. Eso no quita que la sedación en momentos de agonía siga siendo una práctica habitual. Los pacientes tienen derecho a morir dormidos, si así lo desean. La ley los ampara y sus familiares deben reivindicarlo”, opina el doctor.

Montes, actual presidente de la Asociación Federal Derecho a Morir Dignamente (AFDMD), es cauteloso con respecto a la futura normativa gala en esta materia. “Todavía hay que ver cómo se conceptúa. En Francia existía una ley de 2007, la Ley Leonetti, sobre la sedación de enfermos terminales. El caso de Chantal Sébire, evidenció que la normativa no era suficiente. La mayoría de la ciudadanía está por ayudar a los enfermos que no consideran ya que la vida sea un bien graciable. Querían que se legislara sobre la muerte a petición y Hollande les ha respondido”, declara Montes, que hace referencia a la historia de una profesorafrancesa afectada por un estesioneuroblastoma, una rara forma de cáncer incurable que le desfiguró el rostro y le hizo perder los sentidos de la vista, el gusto y el olfato. Su situación trascendió a los medios en febrero de 2008, cuando hizo un llamamiento público al por aquel entonces presidente francés, Nicolas Sarkozy, para que le permitiese morir a través de la eutanasia para así detener su sufrimiento físico. Los tribunales le prohibieron esa opción y, dos días después, se suicidó usando barbitúricos.

“La mayoría de las veces, lo que está diciendo el enfermo cuando solicita morir es otra manera de vivir. Es importante centrarse en ese punto y averiguar cuál es el motivo que hace que esa persona no pueda continuar así hasta que ese malestar remite”, expone Jordi Valls, director médico de la Fundación Instituto San José, de los Hermanos de San Juan de Dios. A pesar de ello, el doctor reconoce que existen dolencias que requieren intervención médica más directa. “Las enfermedades degenerativas son la excepción que confirma la regla. Se trata de dolencias en las que la llegada de la terminalidad de la vida se antoja más lejana y ahí es donde entran los caballos de batalla”, observa.

Valls reivincida los cuidados paliativos para estos pacientes. “La aplicación de unos cuidados paliativos bien aplicados ahorra mucho dinero al sistema. Centrar el debate en acompañar a las personas que mueren más que en cómo cuidar a las personas que viven representa una muestra de madurez y dignidad de la sociedad”, añade.
Lamentablemente, la crisis también ha afectado a la buena muerte. “Habría que asegurar estos cuidados como parte fundamental de la sanidad universal y, en lugar de eso, se han recortado. Un hospital murciano enorme tiene una sola cama para paliativos”, denuncia Tomás-Valiente, a modo de ejemplo.

Fuente: http://www.zoomnews.es/actualidad/sociedad/hollande-no-menciona-eutanasia-ni-sola-vez-anuncio-nueva-normativa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La Boutique de las Lanas

Tu tienda especializada en Lana e Hilo... y mucho más!

Cris Chicote

Smart business & amazing looks

COCINA CON REINA

El blog personal de Aurora Muñoz Lara

Tilak

el blog de Ana de las Heras

Olga Rodríguez

Blog. Análisis y opinión

Blog de Mari Trini Giner, Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales

Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales. Amante del audiovisual. Viajera incansable.

Casigata en el zaguan

Pasa, echa un vistazo, y encuentra tu sitio en esta mi casa

Tu Marca Online

Blog sobre Gestión de la Presencia Online

Curiosidades de Social Media

El blog de redes sociales y marca personal de Marta Morales

soysocialmedia-reclaimed-20161222.wordpress.com/

Blog sobre Social Media con crítica y análisis. Cada lunes un nuevo articulo. SoySM ¿Tú también eres Social Media? :-)

A %d blogueros les gusta esto: