Facebook: una mirilla sin filtro para el vecino

Bruselas se opone a la “relajada” protección de datos de Facebook

La compañía habilitará una barra de herramientas para facilitar el blindaje de datos

A. Rodriguez / A. Muñoz

Una comisión integrada por las autoridades nacionales de Protección de Datos de los distintos países de la Unión Europea (UE) criticó hace un par de años a Facebook por su configuración por defecto. El grupo de trabajo, denominado G29,  denunció entonces que la red social cambia sus términos de servicio sin consultar con las autoridades europeas y reclamó que cualquier cesión de información personal a terceros, como buscadores, debe ser una elección explícita del usuario. “Me quedé pasmada cuando descubrí que, pese a las preocupaciones de los usuarios y las críticas de las asociaciones de consumidores, Facebook relajaría aún más la protección de datos”, confesó por escrito la ministra de Consumo alemana, Ilse Aigner en una carta de protesta a Mark Zuckerberg, director general de la empresa.


Pedro Rojas, director de Social Media en Íncipy, no entiende a qué se debe el revuelo. “Los usuarios olvidan a menudo que detrás de todos estos cambios hay una política de preaceptación que suscribieron al abrirse una cuenta. Desde ese momento, sus datos quedan sujetos a las directivas de la compañía. Nadie les obliga a formar parte, pero si están, asumen las reglas del juego”, sentencia. En su opinión, la masa crítica que ve agujeros negros en la privacidad de la plataforma padece “ignorancia tecnológica”.

“La mayoría piensa que LinkedIn es la red social más personalizable, y por eso se fían de ella. Ellos también han abierto sus grupos para que sean indexables por los buscadores, lo que demuestra que la política aperturista de Facebook es más que razonable”, defiende. “Cualquier usuario puede cerrar sus contenidos hasta el punto de que sólo el pueda verlos, pero casi nadie lo hace. Es ridículo entrar en la red para no relacionarse con el resto y, lo que es peor, hay quien ni siquiera sabe cómo hacerlo”, añade Rojas.

Facebook trata de evangelizar, a su modo, y por eso ha incluido en el nuevo paquete de medidas un menú de herramientas que aparecerá en la parte superior derecha de la página donde se podrá configurar la privacidad. Las tres acciones principales que contempla son: “¿Quién puede ver mi contenido?”, “¿Quién me puede contactar?” y “¿Cómo hacer para que alguien deje de molestarme?”. Los especialistas las han elegido por encontrarse entre las dudas frecuentes.

“Zuckerberg va por el buen camino”, considera Leandro Núñez, socio de Audens, un despacho de abogados especializado en derecho de las nuevas tecnologías. “Está intentando corregir fallos estructurales y plegarse poco a poco a la legislación”, justifica.
Sin embargo, el experto en marketing digital Juan Merodio entiende la indignación de los usuarios. “Facebook no se acuerda de los suyos. Últimamente está cometiendo muchas meteduras de pata por no tomar en cuenta la opinión de los registrados. Si el malestar persiste, es posible que se genere un efecto bola de nieve”, advierte.

Los datos parecen acompañar esta teoría. Dos millones de españoles abandonaron esta red social en el primer semestre de 2012, según los datos de la agencia analítica SocialBakers. La cifra representa algo más del 10% de los perfiles que tiene Facebook en el país (más de 17 millones). La opacidad con la que se comunican los cambios no favorece el cambio de tendencia. La última vez que Facebook pidió consentimiento personal para aprobar cambios en la política de privacidad lo hizo en la  víspera del Día de Acción de Gracias, en una maniobra similar a la que ponen en práctica los gobiernos cuando pretenden implantar una normativa impopular y la anuncian en una jornada de derbi o festividad. “Una compañía que ha superado el billón de usuarios activos no hace nada por casualidad. Detrás de estas directrices hay un objetivo de negocio evidente”, desliza Merodio.

Vender perfiles

Chema Alonso, most valuable professional (MVP) de Microsoft en el area de Enterprise Security, concreta sin circunloquios en dónde se esconde el beneficio de Facebook. “Si una empresa no te vende algo, es porque te está vendiendo a ti”, afirma taxativamente. El experto en seguridad informática especifica que hay que distinguir entre dos niveles de privacidad: el que el registrado mantiene con la compañía y el que sostiene con el resto de usuarios. “No se le puede esconder nada a Mark  Zuckerberg”, comenta con ironía. “La compañía hace su agosto con los datos que recolecta de los abonados. Manejan todo tipo de información sobre ellos: aficiones, edad, procedencia… Los presentan como una audiencia potencial a los anunciantes y luego personalizan los bloques de publicidad, afinando el target“, especifica.

Los muros tampoco ocultan mucho más a los curiosos. El usuario debe esforzarse en fortificarlos para proteger su intimidad.”La configuración por defecto es demasiado laxa”, arguye Alonso. “Facebook deja abiertos tus contenidos a amigos de tus amigos, lo que equivale prácticamente a hacerlos públicos. Les interesa que sea así porque su negocio se basa en el intercambio de información entre los usuarios. Si le cierras la cortina al vecino, no puede ver lo que está pasando detrás y pierde el interés. Zuckerberg no está dispuesto a que eso pase”, aclara. El ejemplo perfecto lo ilustra la campaña Whopper Sacrifice que lanzó Burger King en 2009 a través de la red social. La cadena de restaurantes de comida rápida regalaba una hamburguesa por cada diez contactos eliminados. En sólo una semana, se habían dado de baja casi 240.000 amigos y retiraron la promoción a petición de Facebook, que se desangraba.

Los huecos más peligrosos de la privacidad de esta red son provocados, voluntariamente, por los abonados. “Las aplicaciones son difíciles de controlar. Facebook no otorga una autorización previa a los juegos o concursos que los usuarios se instalan en su perfil”, avisa Leandro Núñez. “Algunas empresas sin escrúpulos se aprovechan y cuando aceptas las condiciones del servicio se quedan con gran parte de tus datos personales e incluso pueden llegar a colgar post sin tu permiso en tu propia biografía”, añade. Núñez da algunas recomendaciones para evitar el expolio. “Hay que ser prudente, igual que cuando metes tus datos bancarios en Internet para hacer una compra online. Es importante informarse primero de la seriedad de la empresa, comentarlo con conocidos e identificar quiénes son los responsables”, aconseja.

Fuente: http://www.zoomnews.es/actualidad/sociedad/facebook

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La Boutique de las Lanas

Tu tienda especializada en Lana e Hilo... y mucho más!

Cris Chicote

Smart business & amazing looks

COCINA CON REINA

El blog personal de Aurora Muñoz Lara

Tilak

el blog de Ana de las Heras

Olga Rodríguez

Blog. Análisis y opinión

Mari Trini Giner, Multimedia Journalist

Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales. Amante del audiovisual. Viajera incansable.

Casigata en el zaguan

Pasa, echa un vistazo, y encuentra tu sitio en esta mi casa

Tu Marca Online

Blog sobre Gestión de la Presencia Online

Curiosidades de Social Media

El blog de redes sociales y marca personal de Marta Morales

soysocialmedia-reclaimed-20161222.wordpress.com/

Blog sobre Social Media con crítica y análisis. Cada lunes un nuevo articulo. SoySM ¿Tú también eres Social Media? :-)

A %d blogueros les gusta esto: