La redacción de El País baja las persianas durante tres días

Los redactores estará en huelga los días 6, 7 y 8 de noviembre para protestar contra el ERE

La empresa justifica los despidos por la caída de los ingresos

El expediente contempla el despido de 149 de los 460 empleados y una bajada salarial del 15%

Una veintena de colaboradores y articulistas denuncian la censura del diario en una carta

 
Aurora Muñoz
La redacción de El País amaneció ayer desierta. A tres días de que se cumpla el plazo para negociar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) planteado por la directiva del periódico, un silencio inusitado reinaba sobre un paisaje de sillas vacías. Es la consecuencia de la respuesta a los despidos por parte de los trabajadores; una huelga que arrancó ayer y se prolongará hasta mañana, después de recibir el respaldo del 93% de los participantes en una asamblea a la que acudió el 76% de la plantilla. El ERE contempla 119 despidos y 30 prejubilaciones, es decir, la salida de un tercio de los 460 trabajadores. La compañía propone pagarles las indemnizaciones mínimas que marca la ley, a pesar de que la cuenta de resultados de El País S.L. arrojó beneficios en los seis primeros meses de 2012.

Puestas así las cosas, los trabajadores se ven en la picota y los representantes sindicales han propuesto una reducción de costes equivalente para evitar los despidos. Su alternativa incluye una reducción salarial escalonada, que la compañía ha calificado de “ocurrencia” sin atenderla como vía de negociación. La empresa considera que no serviría para alcanzar los ahorros estructurales que necesita y añade que dichas medidas no se ajustan al modelo de periódico que quiere.
Esta estrategia futura quedó expuesta por el director de El País, Javier Moreno, en una entrevista que concedió al diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung el pasado 24 de octubre. “El periódico será más global y dependerá más de internet”, contó a esta publicación. Estas declaraciones se inscriben en la misma línea que marcó Juan Luís Cebrián al anunciar el ERE hace un mes. El presidente de la compañía proclamó entonces, a sus 68 años, que los redactores mayores de 50 no tenían “los perfiles profesionales idóneos” para el modelo que querían patentar. Sin embargo, en la temida lista figura una tercera parte de los trabajadores provenientes de Prisa.com (18 de 60), aquellos que tienen el perfil digital más acentuado de toda la plantilla y, por lo general, representan también a la generación más joven de El País.

Cebrián, que cobró 13 millones de euros en 2011, según los datos presentados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, reprendió a la plantilla con un discurso similar al gubernamental: “No podemos seguir viviendo tan bien”. El País publicó ayer un artículo en el que se asegura que cada empleado cuesta una media de 88.000 euros. “Si esto es así, alguien se está quedando con 55.000 euros de mi salario anual”, apunta con ironía una de las trabajadoras de la redacción de Madrid. Lo que no especifica la empresa es que esa estimación no sólo incluye los sueldos, sino también los costes de la Seguridad Social. La media se ha calculado incluyendo los salarios del staff directivo, lo que sobredimensiona el dato considerablemente.

Los representantes de los trabajadores han dosificado sus fuerzas a lo largo del último mes. Comenzaron con una retirada de firmas el 18 de octubre que desembocó en un duro enfrentamiento con la dirección. El Comité de Empresa anunció que denunciaría a Moreno por acoso laboral. Fuentes de la redacción aseguran que el director amenazó telefónicamente, “uno por uno”, a los corresponsales internacionales y les advirtió que los mandaría “de vuelta para España” si insistían en omitir su autoría. La directiva dedicó un nuevo artículo a los lectores en el que aludía al Libro de Estilo del periódico: “La firma de una información es parte de su aval, y de manera muy especial en el caso de aquellas particularmente comprometidas o presumiblemente polémicas. En estas ocasiones, los autores deben responsabilizarse plena y públicamente de su información”, recoge el artículo 6.2 de dicho manual.

La empresa responsabilizaba así a la plantilla de la pérdida de calidad del producto y apelaba a su profesionalidad.
Esta correspondencia de la empresa con la audiencia puso en pie de guerra a los trabajadores, que decidieron salir a la calle para dar su versión a los lectores. “El Comité redactó una carta y la repartimos en los quioscos”, cuenta una de las periodistas que dedicó la mañana del pasado domingo a entregar estas notas en la plaza madrileña de Quevedo. “Estábamos hartos de que la dirección les hurtase información relevante y, a cambio, colocase mentiras en las páginas del diario. Este periódico ha sido un símbolo de la Transición para mucha gente y no podemos permitir que deje de hacer justicia a sus valores. Apelamos a nuestros verdaderos jefes, que son los lectores, para impedirlo”, justifica esta redactora.

Una de las acciones que ha tenido más viralidad han sido los cinco minutos de silencio que la redacción guarda cada día. Los trabajadores, de forma prácticamente unánime, interrumpen el trabajo a las 18.00 y se ponen en pie mostrando ejemplares del periódico hacia los despachos de la dirección. Después, cuentan en voz alta hasta 149, el número de despidos previstos en el diario.

La plantilla no ha sido la única en movilizarse. Victorino Ruiz de Azúa dejó el periódico en la primera ronda de prejubilaciones después de trabajar en el grupo Prisa durante tres décadas. El mismo día que se anunció el ERE se abrió una cuenta de Twitter y empezó a plantar batalla a la directiva desde casa. Su primer mensaje en las redes sociales, fechado el 9 de octubre, fue el siguiente: “Nunca imaginé que la empresa en la que trabajé 30 años cayera tan bajo. Un abrazo a todos (las víctimas, no los verdugos)”. Ha continuado su militancia en un blog dedicado en exclusiva a hacer de altavoz de los afectados y a contar el desmantelamiento del periódico, desde dentro. “Colaboradores, becarios y periodistas con contrato de duración limitada reciben un mensaje nítido: o trabajas durante la huelga o te vas a la calle”, expone en una de sus últimas entradas.

A pesar de esto, un representante del Comité de los trabajadores informaba ayer a las 11.00 de que el seguimiento de la huelga era del 95%. “A esta hora han entrado a trabajar dos subdirectores, cuatro redactores jefes y dos redactores de plantilla”, concretaba. Las delegaciones también han organizado movilizaciones. “Los compañeros de Galicia, Bilbao, Sevilla y Barcelona van a ser los grandes damnificados. La compañía ya anunció que los cuadernillos regionales reducirían su número de páginas y todo apunta a que acabaran desapareciendo”, informa otro trabajador. Además de concentraciones en las distintas sedes de El País, algunas redacciones han incentivado a sus lectores para que se sumen a la lucha. Por ejemplo, los lectores gallegos están enviando vídeos a la delegación de Santiago de Compostela en los que cuentan experiencias personales que los ligan al periódico y piden la paralización de los despidos.

Maruja Torres es una de las articulistas que más ha evidenciado el divorcio entre la plantilla y la dirección del diario en los últimos meses. La escritora barcelonesa ha animado a sus lectores a que no compren la versión de papel ni pinchen o compartan las noticias de la edición digital en los tres días que dura el paro. “Ahora me arreglo y me echo a la calle, a caminar mucho para que se me pase la pena que tengo por lo de El País”, ha colgado en su blog.

Ella es una de las firmantes del manifiesto que han entregado al Comité una veintena de colaboradores y articulistas del periódico, entre los que se encuentran el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, Elvira Lindo, Javier Marías, Fernando Savater, David Trueba o Rosa Montero. En este documento expresan su “preocupación por los acontecimientos que está viviendo El País” y hacen patente su “reconocimiento a la redacción”. “Creemos que estos episodios suponen un paso más en el deterioro de los valores fundacionales de un diario crucial para las libertades y la democracia española, que hoy es más necesario que nunca ante la profunda crisis económica, política e institucional que viven España y Europa”, recoge la carta, en alusión a los  casos de censura que denunciaban los representantes de los trabajadores hace un mes.

El comité profesional ha abierto tres expedientes al rotativo por incumplir los derechos de sus empleados, informan fuentes de la plantilla. Se refieren, concretamente, al tijeretazo que la directiva ha dado a algunas columnas de opinión después de que las grandes firmas comenzaran a posicionarse en contra de la empresa. “Llevamos digeridas tantas cifras aberrantes sobre los baños de oro, como diría Enric González…”,  escribía Santos Juliá el 28 de octubre en el texto original de Desigualdad como antesala de la ruina, en la página 13 del suplemento Domingo.

La frase desapareció del artículo y el catedrático en Historia Social decidió ayer abandonar el periódico, siguiendo el ejemplo de González, quien ya había visto antes como una de sus columnas se quedaba fuera por incluir la siguiente sentencia: “Cualquier día, en cualquier empresa, van a rebajar el sueldo a los obreros para financiar la ludopatía bursátil de los dueños”.

Moreno ya había lanzado su advertencia a los redactores en forma de correo: “Como director de El País quiero (…) expresarte mi preocupación por determinadas acciones que algunos periodistas de la plantilla y colaboradores del periódico han llevado a cabo o pretenden hacer en los próximos días (…) Son cuestiones como la retirada de firmas o la utilización abusiva de columnas de opinión, al aplicar parciales puntos de vista sobre un conflicto que no afecta a los lectores”.

Algunos de los periodistas de más renombre de la cabecera no están de acuerdo. Ramón Lobo, redactor de la sección de Internacional, opina que la situación actual no debería ser sólo un dolor de cabeza para los despedidos. “También es un problema de los lectores. El País es un patrimonio de la gente, no sólo de los accionistas”, defiende.

El nombre de Lobo figura en la lista provisional del ERE. “Me enteré hace meses, por una indiscreción de la persona que la hizo, precisamente. A los dos días de conocerse el expediente, escribí diciendo que me lo habían soplado y me lo confirmaron”, recuerda. El resto de los nombres, sin embargo, se desconocen en su mayoría.

El comité de empresa no quiso saber quiénes serían los despedidos para evitar la división de la plantilla y entregó el documento a un notario nada más recibirlo de manos de la compañía. No obstante, fuentes de la redacción aseguran que, poco después de recibir el sobre, el departamento de Recursos Humanos quiso cambiarlo. “Habían presentado la lista en la que habían estado trabajando a nivel interno en vez de la que tenían preparada para el Comité. La original llevaba asteriscos junto a algunos nombres, lo que dejaría al descubierto qué trabajadores podrían librarse de la quema si se logra que bajen las cifras de despedidos”, revela una periodista de El País. En efecto, una vez que acaben las negociaciones el día 9, la empresa puede ratificar la relación inicial o cambiarla por completo. La legislación vigente sólo impide que amplíe el número de despedidos.

“Yo tengo ya la casa pagada, no he tenido relaciones con Bankia en los últimos 20 años, no tengo hijos y estoy muy tranquilo”, confiesa Ramón Lobo. “Lo que me preocupa más es que sé que hay gente con mucho talento en la calle”, añade. El periodista alude a la teoría de Darwin: “No sobreviven los más fuertes, tampoco los más inteligentes, sino los que se saben adaptar”. Confía en que la huelga merezca la pena. Por el momento, El País ya ha advertido de que hoy el periódico “podría no llegar a su cita con los lectores o hacerlo con menos páginas y sin alguna de sus secciones”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La Boutique de las Lanas

Tu tienda especializada en Lana e Hilo... y mucho más!

Cris Chicote

Smart business & amazing looks

COCINA CON REINA

El blog personal de Aurora Muñoz Lara

Tilak

el blog de Ana de las Heras

Olga Rodríguez

Blog. Análisis y opinión

Blog de Mari Trini Giner, Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales

Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales. Amante del audiovisual. Viajera incansable.

Casigata en el zaguan

Pasa, echa un vistazo, y encuentra tu sitio en esta mi casa

Tu Marca Online

Blog sobre Gestión de la Presencia Online

Curiosidades de Social Media

El blog de redes sociales y marca personal de Marta Morales

soysocialmedia-reclaimed-20161222.wordpress.com/

Blog sobre Social Media con crítica y análisis. Cada lunes un nuevo articulo. SoySM ¿Tú también eres Social Media? :-)

A %d blogueros les gusta esto: