¿Sirve de algo irse fuera en busca de empleo?

Un 70% de los jóvenes de entre 18 y 25 años estaría dispuesto a inmigrar para trabajar

Un estudio de Manpower sitúa la mayoría de las oportunidades dentro de Europa en Bulgaria, Rumanía y Alemania

Estados Unidos es uno de los destinos más demandados y menos recomendables, según los gestores de empleo

Aurora Muñoz

“Yo si me voy, tengo muy claro que es a Reino Unido. No sé por qué, pero es donde más me veo”, escribe una desempleada madrileña en Spaniards, una comunidad virtual para españoles en el Extranjero. “A mí me da igual el sitio. Sé inglés, aunque no tengo mucha fluidez oral, la verdad”, reconoce otra. La Red está sembrada de los anhelos de parados que ven la emigración al Extranjero como el último as bajo la manga para encontrar un trabajo.

La mayoría son jóvenes de entre 18 y 25 años, que se enfrentan a la tasa desempleo más alta de Europa (52,1%), según los datos que ha publicado Eurostat. El Barómetro Universidad-Sociedad, elaborado la Universidad Complutense de Madrid, revela que un 70% de ellos estaría dispuesto a poner tierra de por medio para trabajar.
J.M.R., un sevillano de 29 años, se lanzó a la aventura en 2008, cuando la crisis comenzó a causar estragos en su ánimo y en su cuenta bancaria. “Mi pareja encontró un empleo como informático en Londres, así que decidí dar el paso al frente e irme con él. Pensé que sería una buena elección porque todo el mundo me vendía Inglaterra como la tierra de las oportunidades”, relata. Este licenciado en comunicación audiovisual se fue con el aval de varios años de experiencia a sus espaldas, un nivel de inglés por encima del First y 2.000 euros para ir tirando hasta que se presentase la vacante esperada. “Mandé cientos de currículos pero nadie me llamaba. Llegué a trabajar gratis en la posproducción de un corto animado para darme a conocer y, aun así, las puertas no se me abrían”, recuerda. J.M.R se dio de bruces con las duras condiciones que impone el sistema de empleo británico y, a los cinco meses de llegar, se quedó en números rojos. “El día que los de McDonalds me dijeron que no daba el perfil para trabajar en la cadena de hamburgueserías decidí volver a casa. No podía entender como me echaban para atrás en una compañía que ya me había dado trabajo en España. Me quedé sin esperanzas”, cuenta todavía con amargura. La paradoja es que, dos meses después, consiguió colocarse en su ciudad natal en una empresa de formación digital que le pagaba un sueldo mileurista.
Según datos del Estudio ManpowerGroup sobre Escasez de Talento 2012, en España un 9% de los directivos y empresarios afirman seguir teniendo dificultades para cubrir determinados puestos de trabajo. Este informe señala que los ingenieros, los técnicos cualificados y los profesionales de oficios manuales cualificados son los perfiles con más salida en el mercado laboral español. J.M.R. forma parte del segundo grupo, a pesar de ello hizo las maletas pensando que no tenía otra opción.

“Es aconsejable que aquellos que están pensando en ampliar fronteras realicen un análisis previo de sus objetivos, probabilidades de adaptación al país, requerimientos legales y grado de dominio del idioma del país de destino. Después de evaluar todo esto, algunos se darán cuenta de que quizás irse a otro país no es la mejor alternativa para ellos”, explica María José Martín, Directora de Atracción y Gestión de Talento de Manpower.
Alicia, de 27 años, lleva 10 meses en Brescia. Ella consiguió hacerse un hueco en el mercado laboral italiano gracias a una beca del Colegio de Arquitectos de Madrid. El estudio donde trabajaba en prácticas se quedó con ella una vez agotado el semestre estipulado pero lo hizo en condiciones precarias. “Me pagan tarde y mal”, protesta esta madrileña que se maneja a la perfección en italiano gracias a sus tiempos de estudiante Erasmus y atesora un master en rehabilitación de edificios. “Mi nómina es de 600 euros al mes de los cuáles se me van 300 en pagar el alquiler de una habitación. El resto lo gasto en cosas básicas como la comida o el teléfono. Intento ser austera, ahorrar dinero desplazándome en bicicleta, pero lo único que está en mi cabeza es cómo voy a pagarme el vuelo de Navidades”, comenta haciendo cuentas mentales. Alicia tiene un contrato a proyecto, como la mayoría de la gente que trabaja con ella, y le pagan cuando pueden: “Los clientes no abonan los trabajos en plazo, así que nuestras nóminas también se retrasan”. A primero de octubre le llegó la nómina de julio y cuenta con un retraso similar para recibir la de septiembre. Si esta situación se prolonga tendrá que hacer de tripas corazón y volver a casa de sus padres. “Prefiero volver a Madrid que pedirles dinero. A veces no nos planteamos que, al salir de España, hemos escogido pagar por trabajar. La gente tiene la idea de que todo les va a salir rodado, pero cuesta dinero estar aquí. Si las condiciones laborales no merecen la pena hay que saber poner punto y final”, concluye. Su consejo para aquellos que estén pensando seguir sus pasos es que estudien a conciencia el destino elegido: “No es recomendable irse a ciudades muy demandadas, como Londres, porque la oferta es moderada y la competencia, infinita”.

Saskia van Liempt, cofundadora de Trabajos por el mundo, añade una nación entera a la lista negra. “Entre los países más improbables a la hora de encontrar empleo, destaca Estados Unidos, que es además de los más demandados. Aunque no es imposible, su política de inmigración dificulta mucha las cosas a la hora de conseguir los necesarios permisos para poder trabajar allí”, explica. El informe de ManpowerGroup le da la razón. Este estudio, para el que se consultaron a más de 38.000 directivos de 41 países, sitúa la mayoría de las oportunidades dentro de Europa en Bulgaria (51%) y Rumanía (45%), seguidos de Alemania (42%), Turquía (41%) y Austria (40%). Irlanda (2%) y Países Bajos (7%) se encuentran a la cola. Al otro lado del Atlántico, Brasil (71%) y Panamá (47%) concentran la mayoría de las opciones de colocación, mientras que Canadá (25%) y Colombia (33%) ya tienen cubiertas la mayoría de las vacantes que genera su mercado de trabajo.

Las claves del éxito

Algunos españoles han sabido aprovechar los nichos de movilidad internacional y, a estas alturas, no se plantean volver. Pablo Casáis, un ingeniero informático gallego de 28 años, se fue de Madrid hace tres años. “El trabajo en consultoría en España es lo más cercano a la esclavitud: jornadas eternas, jefes tiranos y sueldos ridículos. Las perspectivas eran desalentadoras, todas las semanas despedían a compañeros en mi oficina. Así que antes que me tocará a mí,  me fui. En Inglaterra me pagan horas extras y disfruto con lo que hago. No sé cómo quedan ingenieros allí”, sentencia. Irene Rodríguez, traductora de 27 años, ha rehecho su vida en la Bretaña francesa. “Trabajaba en un bufete de abogados como secretaria pero la pasividad del empleo hizo que me buscara otras salidas. Aquí me coloqué primero como auxiliar de conversación y después en la oficina de turismo del pueblo donde vivo. Las oportunidades en Francia me parecen infinitas. Cada vez que se me plantea la duda de prolongar mi estancia o volver a España la respuesta es invariable: conozco demasiada gente que quiere irse de España como para regresar”, afirma con convicción.
Van Liempt recibe cientos de currículos de españoles que quieren hacer las Américas y conoce al dedillo cuáles son los fallos más frecuentes a la hora de postularse en el Extranjero. “Es un error pensar que se uno puede marcharse sin dominar un idioma. Hay que hablar al menos inglés y, en algunos casos, es imprescindible tener además un nivel mínimo de alemán”. Esta gestora de empleo recomienda informarse antes de salir sobre la homologación de estudios y los requisitos legales que exige el país para trabajar. Además de traducir la hoja de vida del candidato a la lengua oficial del destino elegido, también es importante adaptar su estructura al formato que se utiliza allí. “Si uno traza bien su estrategia, salir unos años a trabajar fuera puede ser una magnífica experiencia para conocer otras culturas, aprender mucho y  desarrollarse personalmente. Generalmente, nuestro talento circulante vuelve en unos años y trae consigo nuevas y excelentes relaciones de trabajo”, dice para animar a los indecisos.

Fuente: http://www.zoomnews.es/sociedad/hacer-las-americas-se-lleva-%C2%BFpero-funciona

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La Boutique de las Lanas

Tu tienda especializada en Lana e Hilo... y mucho más!

Cris Chicote

Smart business & amazing looks

COCINA CON REINA

El blog personal de Aurora Muñoz Lara

Tilak

el blog de Ana de las Heras

Olga Rodríguez

Blog. Análisis y opinión

Mari Trini Giner, Multimedia Journalist

Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales. Amante del audiovisual. Viajera incansable.

Casigata en el zaguan

Pasa, echa un vistazo, y encuentra tu sitio en esta mi casa

Tu Marca Online

Blog sobre Gestión de la Presencia Online

Curiosidades de Social Media

El blog de redes sociales y marca personal de Marta Morales

soysocialmedia-reclaimed-20161222.wordpress.com/

Blog sobre Social Media con crítica y análisis. Cada lunes un nuevo articulo. SoySM ¿Tú también eres Social Media? :-)

A %d blogueros les gusta esto: