Familias ‘de hecho’, desiguales en derecho

La Ley sí concede este tipo de derechos a las madres solteras y a los matrimonios del mismo sexo

El Congreso sigue sin abordar la modificación legal que permita cambiar una norma claramente discriminatoria

Aurora Muñoz

Cecilia y Eduardo comparten techo, mesa y colchón, pero no aparecen juntos en el título de familia numerosa. Los tres hijos que tienen en común no les dan ese derecho. La Ley de Protección a las Familias Numerosas, que entró en vigor en 2003, los deja fuera con solo una frase. “Se consideran ascendientes al padre, a la madre o a ambos conjuntamente cuando exista vínculo conyugal”, recoge el texto. Esto quiere decir que las parejas no casadas con al menos tres hijos (o dos, si uno es discapacitado) están en desventaja económica con respecto a los que se han colocado los anillos. No se les aplican beneficios que contempla el título de familia numerosa como las exenciones o descuentos en el uso del transporte público, ayudas para contratar a un cuidador y un acceso preferente a tanto a becas como a préstamos para adquirir viviendas de protección oficial.

Esta norma, que se promulgó para actualizar la ley preconstitucional precedente (1971), ya reconoce sus derechos a las familias reconstituidas -formadas por hijos de distintas uniones que dependen económicamente del mismo progenitor- y a las monoparentales. “Se entiende por familia numerosa a la integrada por uno o dos ascendientes con tres o más hijos, sean o no comunes”, incluye la ley. Esta voluntad reformista podría haber cubierto también a las parejas que optan por no darse en ‘sí, quiero’. “Nos hubieran evitado el agravio solo con añadir a ‘cuando exista vínculo conyugal’ la fórmula ‘o análoga relación de convivencia. Sin embargo, no se hizo'”, protesta Cecilia.

No se trató de un lapsus ni de un vacío normativo imprevisto. El Congreso aprobó el proyecto de ley pese a las críticas formuladas por algunos por excluir a las parejas de hecho entre sus beneficiarios. En concreto, la por aquel entonces diputada socialista Iratxe García (ahora eurodiputada) denunció que la ley impusiera la obligación de un vínculo matrimonial para que estos núcleos familiares pudieran acogerse a la misma. Obtuvo la callada por respuesta, a pesar de que, en la actualidad, uno de cada tres hijos nace fuera del matrimonio en España, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).
El Gobierno del PP pretendía blindar la norma de forma que las parejas homosexuales no pudiesen encontrar ningún resquicio para reconocer su convivencia legalmente por medio de las uniones de hecho. Dos años más tarde, se aprobó la ley del matrimonio homosexual (2005) y el virtuosismo lingüístico no les sirvió de mucho. Ahora las parejas del mismo sexo pueden casarse, adoptar hijos y adquirir el título de familia numerosa, mientras que las parejas de hecho se quedan sin él.
El grupo parlamentario Esquerra Republicana-Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds trato de remediar esta situación en 2007 con una proposición de ley. La Mesa del Congreso la admitió a trámite, pero no llegó a aprobarse. La iniciativa caducó por la finalización de la legislatura sin llegar a debatirse ni votarse, informan fuentes del Congreso. Joan Tardà, el diputado que la promovió, asegura que no hubo voluntad política por parte del Gobierno.

Este marco normativo contrasta con el de países como Francia, donde entró en vigor en 1999 el Pacto Civil de Solidaridad (PACS). Esta figura legal equipara en derechos a las parejas no casadas, del mismo o distinto sexo, con los matrimonios. Entre otras cuestiones, el estatuto reconoce como familias a las parejas de hecho que tienen hijos.
“No sé para qué sirve estar reconocido en el Registro de Uniones de Hecho. Nunca he tenido ayuda por parte de la Administración Pública por no estar casada con el padre de mis cuatro hijos. Ya estoy cansada, así que hemos decidido someternos a la burocracia y pasar por el juzgado para casarnos. Al fin y al cabo, es solo un trozo de papel”, cuenta resignada L.M, una sevillana de 45 años. Como ella, muchas parejas buscan la manera de acabar encajando dentro del sistema para que la crisis no se les haga tan cuesta arriba.
La otra alternativa es convertirse, por generación espontánea, en familia monoparental. Uno de los dos progenitores se borra de la foto y queda fuera del Libro de Familia. Esa es la fórmula que eligieron Cecilia y su compañero. “Eduardo, que se ocupa de los niños tanto o más que yo, ha tenido que firmar un papel en el que nos autoriza a registrarnos sin él”, lamenta esta madrileña. “Es aconsejable que el título de familia numerosa se ponga a nombre del progenitor que sea propietario de la casa. Así podrán beneficiarse de las ayudas en el IBI”, recomienda Mercedes Barrendero, portavoz de la Federación de Familias Numerosas. “Muchas parejas nos llaman con el mismo problema y poco más se les puede decir. Esta ley es… peculiar”, reconoce. 
Esa ‘singularidad’ de la norma choca con el artículo 9.2 de la Constitución, que establece el principio de igualdad material. Este punto debería obligar al legislador a introducir las medidas correctoras necesarias para que los miembros de las familias numerosas no queden en una situación económica de desventaja. En la práctica, todo queda en manos de la interpretación que haga quien expide el certificado.
“Nosotros somos familia numerosa desde hace un mes, y no estamos casados. En el carnet de familia numerosa aparecemos ambos padres y los tres niños”, relata una navarra. Montserrat Mouró, portavoz de la federación de familias numerosas en Galicia, apunta que esto mismo sucede en su comunidad autónoma: “En nuestra organización hay varias parejas de hecho que lo han conseguido sin ningún problema. La lay siempre se interpretó y aquí se aprovechan los recovecos”. Casos como éste son posibles debido a que, a pesar de que la ley es de caracter general, los títulos de familia numerosa son emitidos por las comunidades autónomas. Algunas han adaptado la normativa. Precisamente, ese es el caso de Navarra, que aprobó en mayo de 2005 una ley foral para adecuar la ley estatal. “Algunos funcionarios pueden hacer la vista gorda y hacer una interpretación más libre de la normativa pero no suele ser habitual”, puntualiza Barrendero.

Fuente: http://www.zoomnews.es/servicio-publico/parejas-de-hecho-sin-boda-no-hay-familia-numerosa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La Boutique de las Lanas

Tu tienda especializada en Lana e Hilo... y mucho más!

Cris Chicote

Smart business & amazing looks

COCINA CON REINA

El blog personal de Aurora Muñoz Lara

Tilak

el blog de Ana de las Heras

Olga Rodríguez

Blog. Análisis y opinión

Blog de Mari Trini Giner, Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales

Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales. Amante del audiovisual. Viajera incansable.

Casigata en el zaguan

Pasa, echa un vistazo, y encuentra tu sitio en esta mi casa

Tu Marca Online

Blog sobre Gestión de la Presencia Online

Curiosidades de Social Media

El blog de redes sociales y marca personal de Marta Morales

soysocialmedia-reclaimed-20161222.wordpress.com/

Blog sobre Social Media con crítica y análisis. Cada lunes un nuevo articulo. SoySM ¿Tú también eres Social Media? :-)

A %d blogueros les gusta esto: