Nudo

Cuando sabes que lo inevitable va a suceder y que los instintos se apoderan de la piel, te quedas paralizado ante el abismo de un vértigo interminable que nace en tu estómago y se extiende hasta algún rincón oscuro que desconocías que existiera en ti y a partir de entonces, las huellas de las manos, los dedos, los labios, los besos, se graban a fuego en los cuerpos, que funden en un solo aroma su olor, el sudor, y se dejan arrastrar camino al paraíso.

 

Tercera copia de la escultura El Beso, de Auguste Rodin, en el museo Ny Carlsberg Glyptotek. Fuente: Wikipedia

Tercera copia de la escultura El Beso, de Auguste Rodin, en el museo Ny Carlsberg Glyptotek. Fuente: Wikipedia

Los amantes abrazados se dejan caer y de una vez en cuando, abandonan sus conciencias de este mundo esclavas, de lo correcto y lo incorrecto, y descubren un universo nuevo de contradicciones encontradas en escala de grises…entonces se despegan de esta existencia y sobrevuelan los corazones fríos de todos cuantos quedan en la tierra, comentando sus vidas por miedo a vivir las suyas propias…vuelan apenas a tres palmos de la realidad y en cualquier momento, un ruido, una palabra, un segundo equivocado…podrían truncar su felicidad y devolverlos al purgatorio de las medias verdades y el educado autodominio…

La piel, los cuerpos, los ojos que se miran y se reflejan en sus ojos, las manos que se estrechan…esos no pueden mentir,…y de repente se quedan desnudos ante la inmensidad de un sentimiento que los une y no tiene nombre, que da miedo siquiera pronunciarlo…no hay nada que explicar envueltos en un lazo de abrazos, nada que decir cuando el aire sale a tropiezos de los labios apresurados, suspiros ahogados que se escapan para dar salida a una sensación que vence al control…¿Dónde anda el corazón? Se quedará para siempre bajo su colchón…

El rastro de sus manos recorre las espaldas, el torso, muslos trémulos, caderas poderosas y se pierden más allá, donde ya ni si quiera saben si lo que rozan les pertenece…Caricias de autoreconocimiento descubriendo sus cuerpos, manos que los guían por sus propias sendas, besos que dicen todo lo que no puede decirse en cinco mil palabras, sirven para llevarlos a aquel lugar en el que sólo se pertenecen el uno al otro, sus dedos ligeros parecen querer decir esas frases tan sencillas que somos incapaces de pronunciar: “te quiero”, “te deseo”…estructuras verbales que van más allá de lo que dicen y nos cuesta una vida que despierten de los labios hasta encontrar a la persona, el lugar y el instante de locura preciso.

Él la braza tan fuerte que parece que no quisiera que su cuerpo se le escapara de entre los brazos jamás…las miradas se pierden en algún lugar lejano temiendo rozar la del otro y que el espíritu se escape por no poder contener la emoción.

Una lengua cosquillea húmeda su cuello, una mano entre las suyas y la otra ocupada acariciando algún recoveco mágico de ese nudo de dos cuerpos; y de repente sus ombligos respiran juntos toda la brisa del mar, y se deja mecer como una ola que ni si quiera sabían llevar dentro…bendicen y temen a la naturaleza y a sus instintos…sonrisas, miradas cómplices, las frentes apoyadas una contra la otra, la curva de unos hombros suaves, una cascada de pelo revuelto…Sus manos recorren aquella cara tratando de recordar cada milímetro, aspiran su olor para guardarlo siempre, temiendo perder ese instante en la inmensidad del tiempo.

Se aprende sus labios, sus pómulos, la barbilla, el oído, el cuello…todo es un fruto jugoso que se abre de par en par para los dos.

Juegan con sus pies y las piernas se entrelazan…¿Queda algo que no participe en el ritual, que no les pertenezca?

Una mano toma a la otra y la guía por sus deseos y misterios secretos…Las risas se escapan y alguna palabra resuena olvidada…y el calor se apodera de los pobladores de la cama…las sábanas revueltas, despeinados, totalmente presos el uno del otro, acaban por transformar ese miedo inicial de no saber si comenzar, de temer la respuesta del otro, en un no menos terrorífico temor a no saber separarse, a no saber parar, a querer más y más, y que el inmenso pozo del deseo nunca se acabe, hasta que extenuados, deciden poner fin a la pasión y caen rendidos, durmiendo abrazados uno junto al otro, con la inocencia de dos niños en un eterno círculo protector.

Y se dicen adiós desde la puerta cuando ven salir el sol y no saben regalarse la última palabra…que nunca llegue el fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La Boutique de las Lanas

Tu tienda especializada en Lana e Hilo... y mucho más!

Cris Chicote

Smart business & amazing looks

COCINA CON REINA

El blog personal de Aurora Muñoz Lara

Tilak

el blog de Ana de las Heras

Olga Rodríguez

Blog. Análisis y opinión

Mari Trini Giner, Multimedia Journalist

Periodista especializada en Comunicación Online y Eventos Culturales. Amante del audiovisual. Viajera incansable.

Casigata en el zaguan

Pasa, echa un vistazo, y encuentra tu sitio en esta mi casa

Tu Marca Online

Blog sobre Gestión de la Presencia Online

Curiosidades de Social Media

El blog de redes sociales y marca personal de Marta Morales

soysocialmedia-reclaimed-20161222.wordpress.com/

Blog sobre Social Media con crítica y análisis. Cada lunes un nuevo articulo. SoySM ¿Tú también eres Social Media? :-)

A %d blogueros les gusta esto: